thumbnail Hola,

Nuestro columnista cree que el Barcelona no debería dejar de lado el caso Neymar y salir a la palestra para explicar claramente las cifras del fichaje del brasileño

Edu Polo
 Goal.com
Síguelo en
 
Periodista, FC Barcelona, Cadena SER

Hace una semana, el Barça emitió un comunicado en el que pedía públicamente al juez Pablo Ruz la inadmisión de la querella presentada por un socio de la entidad por el fichaje de Neymar. Sólo una semana después, Sandro Rosell le pide al mismo juez que la admita a trámite y le llame a declarar. En su comparecencia de ayer, Rosell quiso dar un golpe de efecto anunciando su intención de declarar, pero no despejó las dudas que rodean al fichaje, no aclaró nada, ni desmintió lo publicado por El Mundo del Siglo XXI.

Ayer reiteró Rosell “por enésima vez” que el fichaje de Neymar “ha costado 57,1 millones y punto”, aunque algunos de los detalles que se han conocido tras entregar el club la documentación a la Audiencia Nacional ya los había confirmado el propio Barça. En la misma presentación de Neymar se explicó que Barça y Santos jugarían dos partidos amistosos y semanas después Josep Maria Bartomeu confirmó el pago al club brasileño de otros 7,9 millones, para asegurarse los derechos de preferencia sobre tres jóvenes promesas, operación también ligada al fichaje. Si sumamos esta cantidad y los nueve millones en los que se valoran los dos amistosos, el Barça ya está reconociendo que Neymar ha costado 73,9 millones y no los 57,1 que reiteró ayer Rosell. El Barça presume de transparencia y es cierto que había dado muchos detalles de la operación, pero ahora queda la duda de saber si lo explicó todo o escondió parte de la verdad.

Amparado en la confidencialidad de los contratos, Rosell no quiso dar ayer ningún detalle y se limitó a anunciar su intención de declarar ante el juez y a reiterar el precio del fichaje. El presidente del Barça sólo quiere responder ante la justicia, pero no ante los socios del club azulgrana, que son los primeros interesados en saber la verdad del caso Neymar. Más allá de lo que puedan pensar y decir en Madrid, los socios y aficionados del Barça esperaban y merecen una explicación. Pero Rosell no dio explicaciones, no desmintió lo publicado por El Mundo y sólo se molestó cuando la prensa insistió en preguntar por el asunto, pero no fue contundente ni despejó ninguna duda, más bien todo lo contrario.
Si las cifras que han aparecido no son ciertas y el Barça no ha pagado 95 millones por Neymar, desmentirlo rotundamente no es romper ningún contrato de confidencialidad. Lo más curioso del caso es que los papeles y contratos que maneja la Audiencia los ha entregado el propio Barça a requerimiento del juez, por lo que el club debe conocer la existencia de todo lo publicado. Otra cosa es la forma de vender el cuento. Intuyo que mantendrán que el fichaje costó 57 y que el resto son pagos posteriores al jugador y a su padre por diversos conceptos que tratarán de justificar de algún modo. Si es así y todo es impecable como dice Rosell, habrán solucionado el problema legal del fichaje, pero crearán uno nuevo, el de la escala salarial dentro del vestuario.

El club siempre ha defendido que Neymar se había integrado en la escala salarial del grupo en el lugar que le correspondía, por debajo de Messi, Iniesta, Xavi, Piqué y diversos jugadores. Pero si a su ficha anual le sumamos los 40 millones más todas las cifras que están apareciendo, el brasileño es de largo el mejor pagado de la plantilla.  Por lo que si yo fuera Jorge Messi, José Antonio Iniesta, Joaquim Hernández o Joan Piqué ya estaría llamando a la puerta del despacho de Rosell para ser también un “cazatalentos”. Me temo que el fichaje de Neymar aún le va a salir más caro al Barça.



Artículos relacionados