thumbnail Hola,

Mientras el club catalán peina el mercado en busca de un defensor de garantías, nuestro columnista Edu Polo apuesta por la irrupción definitiva de Marc Bartra

Recuerdo el primer día que vi jugar a Marc Bartra con el Barça B. Aunque le había seguido en categorías inferiores, debo confesar que cuando le vi saltar al césped del Mini Estadi a calentar, pensé que a un chaval de aspecto tan débil le faltaba mucho físico para ser el defensa central de un equipo profesional. Tardó poco en convencerme de que estaba totalmente equivocado. En noventa minutos mostró buena parte de su repertorio, rápido, expeditivo, sobrio, contundente, seguro, técnico con el balón en los pies y muy valiente a la hora de incorporarse al ataque. Ese día jugó de central y de lateral derecho y pese a estar aún en edad juvenil, se comportó como un veterano.

El Barcelona lleva todo el verano peinando el mercado en busca de un central, ya que el cuerpo técnico considera necesario reforzar el eje de la defensa. La incorporación de un jugador del perfil de Daniel Agger o David Luiz puede ser un acierto y garantizar rendimiento a corto plazo, pero sería un error a largo plazo, ya que su llegada posiblemente implique perder a Marc Bartra. Es muy difícil encontrar en el mercado un central que reúna las características que exige el Barça para esa posición y Bartra las tiene todas. El día que el club busque a otro como él, difícilmente lo encontrará, y si lo hace será a un precio altísimo.

Hace cinco años, cuando el Barça repescó a Gerard Piqué del Manchester United, nadie daba un duro por su titularidad e incluso se criticó a Txiki Begiristain por fichar a un central que en su momento había decidido abandonar el club y que no había triunfado en la Premier. Poco después, Piqué ya era indiscutible en el Barça y en la selección y ahora es uno de los mejores centrales del mundo. Tuvo la confianza del técnico y continuidad, algo que no tuvo Bartra la pasada temporada en ningún momento. De haberla tenido, posiblemente ahora estaríamos ante un caso parecido al de Piqué.

En el balance de la temporada pasada, desde el cuerpo técnico consideran que Bartra no estuvo a la altura en los dos choques ante el Bayern de Múnich. Señalar al joven defensa por aquellos dos partidos es tan ridículo como culpar al colegiado de las dos goleadas recibidas ante los germanos. Después de haber ignorado a Bartra durante toda la temporada pese a lesionarse todos los centrales y de haber probado a Song, Busquets y Adriano antes que apostar por él, me parece muy injusto juzgar su temporada por dos partidos ante un rival muy superior a los que el equipo llegó fundido, sin Messi y con los cracks muy lejos de su estado ideal de forma. Y además, creo que su rendimiento en el momento clave de la temporada, teniendo en cuenta que antes apenas había jugado, fue más que notable.

Para determinar si el Barça necesita de verdad fichar a un central, habría que saber cómo está la rodilla de Carles Puyol y si el capitán está en condiciones de ser uno más. Si es así, con Piqué y Mascherano como teórica pareja titular y Bartra y Puyol en la recámara, el Barça tiene de sobras para afrontar la temporada. Si el capitán no está al cien por cien o hay dudas sobre su estado físico, entonces el club sí que tiene que fichar a otro central, pero sin que ello suponga el adiós de Marc Bartra. Puede sonar a tópico, pero es la realidad, el central que buscan está en casa. Se trata simplemente de confiar en él y darle continuidad, seguro que no les va a defraudar.


Relacionados