thumbnail Hola,

David Villa y Eric Abidal, dos pérdidas insustituibles

El Barcelona ha firmado la salida de dos jugadores que han sido muy importantes durante los últimos años

Edu Polo
 Goal.com
Síguelo en
 
Periodista, FC Barcelona, Cadena SER

Ayer se confirmó el fichaje de Éric Abidal por el Monaco y el traspaso de David Villa al Atlético de Madrid. El Barça pierde muchísimo sin ellos, son dos bajas insustituibles. Y no me refiero a lo futbolístico o lo económico, sino al aspecto estrictamente humano. El que más pierde con estas dos bajas es el vestuario azulgrana, que difícilmente va a encontrar a dos tipos como Éric y como David. Llevo quince años siguiendo el día a día del Barça y pocos jugadores he conocido que sean tan buenas personas como Abidal y como Villa, dos tipos normales, de los que cada vez cuesta más encontrar en el mundo del fútbol. Posiblemente, el club no acusará sus bajas en el aspecto deportivo, pero seguro que se resentirá en el aspecto humano.

Dicho esto, el traspaso de Villa merece una reflexión, ya que el precio que ha pagado o pagará el Atlético está muy por debajo de lo que se esperaba. Soy el primer sorprendido y estoy convencido de que un delantero como el asturiano vale más que esos cinco millones de euros que como máximo pagará el conjunto colchonero. Pero también hay que ser realista y asumir que era muy complicado que el Barça lograra un traspaso mucho más elevado. A su edad, a punto de cumplir 32 años, con una ficha tan sólo al alcance de muy pocos equipos y tras una lesión tan grave como la que sufrió en Japón, era prácticamente imposible que nadie pagara diez millones de euros por Villa. Y no hay que olvidar que la próxima campaña, Villa iba a cobrar 11 millones de euros, sólo por debajo de Messi en la escala salarial azulgrana.

Espero y deseo que Villa tenga mucha suerte en el Atlético de Madrid. Difícilmente volverá a ser el de antes de la lesión y es posible que no esté físicamente para jugar dos partidos a la semana al cien por cien, pero seguro que va marcar muchos goles. Después de tres años jugando lejos del área tanto en el Barça como en la selección, en el Calderón volverá a su hábitat natural, cerca de la portería. Y si algo no ha perdido Villa es su idilio con el gol, como ha demostrado esta temporada, en la que pese a jugar muy poco, su promedio de goles por minutos jugados es superior al de la mayoría de delanteros de la Liga.

La salida de Villa y la cesión de Bojan al Ajax deja al Barça por vez primera en muchos años, o quizás por vez primera en su historia, sin un solo delantero centro nato en la plantilla. Leo Messi hace años que se ha adueñado de la posición de falso nueve y ahí no hay debate, pero Tito Vilanova no dispondrá de un plan B si quieren fijar a las defensas con un ‘9’ más clásico, como hizo Villa esta temporada en partidos determinados para que Messi tuviera más espacios y más libertad de movimientos. Esa función la podrán realizar Neymar, Alexis o Pedrito, pero ninguno de ellos es un nueve clásico.

La prioridad sigue siendo fichar a un central de garantías y sólo cuando el central deseado ya sea una realidad, el Barça pensará entonces en la posible llegada de un delantero. No habrá una inversión millonaria, pero Vilanova y Zubizarreta estarán pendientes del mercado,  por si se pone a tiro un delantero con el que no cuente su técnico o aparece una oportunidad a buen precio. No se busca un perfil concreto, puede ser un veterano tipo Larsson o uno joven en busca de minutos de calidad. Eso sí, dudo mucho que encuentren un delantero como Villa a un precio como el que lo han traspasado. Un chollo así es irrepetible. Mucha suerte ‘Guaje’.

Relacionados