thumbnail Hola,

Más allá de la importancia de los goles de Messi o Pedro, el guardameta de L'Hospitalet se ha convertido en un jugador clave para alcanzar las semifinales

Edu Polo
 Goal.com
Síguelo en
 
Periodista, FC Barcelona, Cadena SER

Las portadas y los titulares tras la clasificación del Fútbol Club Barcelona para las semifinales de la Champions League fueron para Lionel Messi y para el gol de Pedrito, pero el gran artífice de la clasificación azulgrana fue Víctor Valdés. Sin las paradas del meta azulgrana, de nada habría servido el tanto del canario ni que el argentino saliera al rescate incluso lesionado. Valdés fue el auténtico héroe del partido ante el Paris Saint Germain y no ha tenido el reconocimiento que merecía. Quizás cosas como ésta sean uno de los motivos que le han animado a abandonar el Barça cuando acabe su contrato y seguir su carrera en otro destino, dónde se valoren más sus méritos. No debe ser fácil llegar a casa sabiendo que has sido el mejor y encontrarte al día siguiente que todas las portadas, titulares y comentarios son para otros. Y no digo que Messi o Pedrito no merecieran los elogios que han recibido, sino que Valdés merecía muchos más.

Hace años que Valdés ya está al mismo nivel (o incluso por encima) de Iker Casillas y ahora mismo es el mejor portero del mundo. Lo demostró con el Barça ante el PSG y lo demostró unos días antes en Saint Denis con la selección española. Curiosamente, recibió muchos más elogios y portadas por su actuación con España que los que recibió la semana pasada tras el partidazo en el Camp Nou. Aunque en el caso de la selección también me sorprendió que más de uno descubriera ese día sorprendido el talento de Valdés, como si fuera un portero recién llegado del filial ante la baja de Iker. No olvidemos que sus paradas ya se han transformado en tres Champions y cinco trofeos Zamora.

La clasificación para las semifinales de la Champions League nos deja otros nombres propios, al margen del de Valdés. El primero, obviamente, el de Leo Messi. Me quedo con la frase de Xavi Aguado, que comentó que “el mejor jugador del mundo es Messi. Y el segundo mejor es Messi cojo”. Su actuación ante el PSG es memorable. Salió cojo, no podía hacer ni un sprint y no estaba ni al cincuenta por ciento, pero aun así cambió el partido. Su presencia sobre el terreno de juego intimida al rival y da vida al Barça, aunque prácticamente no pueda ni correr. Y pese a ello fabricó la jugada del gol de Pedrito.

El canario es otro de los que merece una mención especial. Una vez más marcó un gol decisivo, como había hecho quince días antes con la selección española en Saint Denis. No es un delantero que marque muchos goles, pero tiene la habilidad de aparecer siempre en los momentos importantes. En las quinielas de los seguidores pocas veces aparece en el once ideal, pero en cambio es indiscutible para todos los entrenadores. Por algo será.

Y quería destacar por último la aparición de Marc Bartra, que puede ser un caso parecido al de Raphaël Varane en el Real Madrid. La temporada pasada fue elegido mejor defensa de Segunda A por los técnicos de la categoría, pero parece que Vilanova y Roura no acaban de confiar en él. Las lesiones han obligado a apostar por este joven central, que tiene calidad de sobras para ganarse el sitio en el Barça y al que quizás, como le pasó a Varane, le llegue su gran oportunidad por accidente. Si le dan continuidad, el Barça tiene central para años.

Gracias a todos ellos, el conjunto azulgrana jugará las semifinales de la Champions ante el Bayern Múnich. Lo siento por los seguidores del Real Madrid, que parece que querían al Barça en el sorteo. Una vez más dan por acabado al equipo azulgrana, como cuando hablaban de ‘canguelo’ o se inventaron aquello del fin de ciclo. No se precipiten ni celebren ya la Décima, que a este Barça aún le queda cuerda para rato.

Artículos relacionados