thumbnail Hola,

El arieta grancanario quiere celebrar goles también con la absoluta tras unas temporadas rayando un alto nivel

Rubén Castro está en el mejor momento de su carrera. A sus 31 años ha encontrado en el Real Betis su mejor versión. Suma 14 goles en esta temporada 2012/13 repartidos en 11 tantos en Liga y 3 en Copa cuando el año pasado acabó con 16 dianas.

El partido ante Uruguay en Doha (Catar) podría ser el que supusiera ver al canario con la camiseta de la selección nacional, una convocatoria con la que sueña. Así lo ve el jugador: "Me encantaría ir. Vivo con la ilusión de que esa llamada se produzca. Hace mucho tiempo fui internacional sub 21. Ya casi ni me acuerdo. Es algo especial vestir la camiseta de la selección, pero ha llovido mucho desde entonces. Han pasado muchas cosas y creo que soy un jugador muy distinto, mucho más maduro, más hecho", reconocía ante el periodista de El País.

Aún así, Castro lo ve complicado: "Entrar en la selección es algo muy complicado. Es tanta la calidad, que yo a veces pienso que aunque haga 40 goles no voy a acudir. Lo que nadie me puede quitar es la gran ilusión que tengo por vestir esa camiseta", afirmaba.

La campaña del Betis tiene una clave: "Sin duda, el vestuario. Aquí se hizo grupo el año del ascenso y somos gente con hambre, con ganas de hacer cosas en el fútbol, aunque a mí llegue el momento con 31 años. Vamos todos a una y además existe una enorme complicidad con el entrenador y la afición. Hay una mezcla de juventud y veteranía interesante. En el Betis, además, se cobra bien, al día. Soy feliz aquí", sentenció.

La explosión tardía del delantero tiene una explicación: "Quizás porque por primera vez en mi carrera deportiva he logrado estar dos años seguidos en un mismo club, en una misma ciudad. Hay una persona importante también en todo esto. Se trata de Pepe Mel. Sin su confianza yo no hubiera triunfado. Él me dio la oportunidad de asentarme en el Betis y en una ciudad como Sevilla. Son ya tres años aquí. Si hay una persona a la que tengo que agradecer algo en el fútbol es Mel", dijo sincerándose.

Su lema es claro: "Hay que entrenar para afinar la puntería, pero meter goles es algo que se lleva en la sangre. Con eso se nace y yo lo tengo".

Relacionados