thumbnail Hola,

El entrenador salmantino huye de las polémicas y deja claro que le encantaría que la relación entre catalanes y españoles fuera "más cordial"

Vicente Del Bosque tiene mucha ilusión puesta en el Mundial 2014. Pese a que la selección española viene de ganar tres títulos de manera consecutiva, el entrenador salmantino piensa que no han perdido la ambición. "Tenemos la suerte de tener a jugadores que cada semana tienen la obligación de ganar por estar en grandes clubes. El ganar es casi su rutina y eso hace que les duelan más las pocas derrotas que tienen. Debemos ser buenos deportistas, insaciables y tener siempre hambre", comentó en una entrevista concedida a Marca.

El propio Deschamps, seleccionador de Francia, considera a España favorita para llegar a la cita de Brasil como primera de grupo. Del Bosque agradece los piropos del técnico galo, pero no los comparte. "La gente es muy agradable con nosotros, pero por dentro saben que tienen una gran selección, que las diferencias son mínimas, que tenemos que ir a París… Pero a mí lo que ahora me preocupa es el partido del día 12 en Minsk con Bielorrusia", explicó.

También habló sobre la posibilidad de poder ver un España-Catalunya en el futuro. Del Bosque lo descarta y espera que las relaciones entre el país y la comunidad autónoma mejoren.  "No me lo imagino. Es un tema del que no me gusta hablar mucho, pero sí quiero decir una cosa. He dicho que quiero entender a los catalanes. Tienen su libertad. Sin agresividad y correctamente se pueden defender las ideas", declaró.

"Si yo pudiera que hacer algo, si tuviera un pelín de poder, que no lo tengo, me gustaría acercar todo lo que pudiera España a Cataluña, Cataluña a España, al resto de españoles a los catalanes y al revés. En un mundo con cada vez menos fronteras para mí sería extraordinario ayudar a que la relación fuera más cordial. Ojalá pudiera ayudar un pelín, aunque sólo fuera ese poquito, a que esas relaciones fueran mucho mejores", finalizó.

Artículos relacionados