thumbnail Hola,

Roberto Soldado, un doble pivote innecesario y las cinco lecciones del Georgia-España

La selección nacional volvió a atascarse en exceso ante un combinado que simplemente se limitó a acumular jugadores por detrás de la línea del balón

La selección española sacó adelante un complejo partido en Georgia en el primer partido de clasificación para Brasil 2014. El conjunto de Vicente del Bosque afrontó la fórmula que suelen seguir la práctica totalidad que se enfrenta a España, que se cierran y casi rehúsan el juego ofensivo.

PROBLEMAS ANTE RIVALES CERRADOS

España volvió a sufrir sobremanera ante un oponente limitado exclusivamente al repliegue y al abigarramiento defensivo. LA selección de Georgia planteó una línea de seis hombre en frente de la portería y otra de cuatro por delante. Despreciados los costados en un partido que pedía un regateador, un extremo puro como Navas, la Roja no encontró los caminos para abrir la defensa georgiana. Cerradas las puertas centrales, España no encontró el camino.

Sí que hicieron bien los hombres de segunda línea como Xavi, Silva o Alonso probando los golpeos desde fuera del área, no obstante, durante muchos minutos, el fútbol de España fue predecible y monocorde.

EL FALSO NUEVE A LA NEVERA

Desde la final de la Euro 2012 en Kiev, Vicente del Bosque no ha vuelto a optar por la figura del delantero mentiroso. Una opción, que pese al debate que generó durante todo el torneo de Polonia y Ucrania, terminó por ser fértil y exitosa. Parece que el técnico salmantino, al menos ante rivales de poco vuelo como los que ha enfrentado España desde que ser coronara campeona de Europa, ha optado por volver a las bases y dejar aparcado el falso nueve para citas de mayor enjundia.



ESTOS PARTIDOS PIDEN SACRIFICAR UN PIVOTE

Ante un rival sólo preocupado por defenderse, la alineación sólo de un cinco parece más que suficiente para dar equilibrio al equipo. De nuevo, el seleccionador reincidió con reunir a Xabi Alonso y Busquets. Sin apenas trabajo defensivo que acometer dada la nula proyección local, uno solo se hubiera bastado para apuntalar el centro del campo. En el juego con balón, que fue la mayoría, se vio a un Busquets bastante perdido, incapaz de descolgarse. No es su trabajo tampoco.

La prueba de la necesidad de abrir el abanico táctico para lo que en realidad es un tótem inamovible para Del Bosque se vio con la entrada de Cesc para jugar con libertad. El futbolista del Barcelona cambió el partido en apenas quince minutos. Interpretó bien lo que demandaba la situación y dio un pase de gol.

ARBELOA TAMPOCO TIENE SITIO SIN NADIE QUE DEFENDER

Álvaro Arbeloa, casi nunca una solución ofensiva para España ni para el Real Madrid, se convirtió ayer en un problema para la Roja. Con todo el carril derecho para el solo, el lateral internacional fue excesivamente conservador incluso para su evidentes limitaciones. Casi siempre jugó hacia atrás,  pocas veces optó por centrar en situaciones que lo pedían y siempre eligió la peor opción.

Sin ningún oponente a quien prestar atención defensiva, la presencia de un lateral diestro de mayor vuelo ofensivo que Arbeloa parece imprescindible para España, un equipo que acostumbra a hacer todo por dentro y casi siempre obvia las bandas.

TORRES CEDE ANTE SOLDADO

Vicente del Bosque no terminar de confiar en Fernando Torres. Suplente desde los cuartos de final de la Euro 2012 hasta la final (Del Bosque optó por Negredo de inicio en la semifinal), ante Georgia el madrileño no disputó ningún minuto y fue adelantado por Roberto Soldado en la rotación, un futbolista que ni siquiera fue estuvo en Polonia y Ucrania.

Artículos relacionados