thumbnail Hola,

El asturiano, que lo borda cada vez que Vicente del Bosque le concede minutos, se presume como una pieza clave en esta fase de clasificación para el Mundial de 2014

 Miguel Churruca 
 Análisis | Selección española
Síguele en 

La selección española arranca mañana martes en Tbilisi la fase clasificación de cara a la Copa Mundial de Brasil, que tendrá lugar en verano de 2014. Santi Cazorla, cada vez más habitual en los planes de Vicente del Bosque, se antoja como una de las claves en el esquema del combinado nacional.

Ausente por lesión en el Mundial de 2010 en Sudáfrica, el jugador asturiano formó parte de los 23 elegidos que alcanzaron la gloria europea en Kiev el pasado 1 de julio. Fue el merecido reconocimiento para un hombre que lleva un lustro rindiendo al máximo y que se ha convertido en una figura clave en todos los equipos por los que ha pasado.

Forjado como jugador en el Villarreal de Manuel Pellegrini, donde acabó ejerciendo de líder absoluto, Cazorla se convirtió en el fichaje estrella del Málaga en verano de 2011, cuando el club de la Costa del Sol pagó 16 millones de euros por hacerse con sus servicios. No obstante, sólo un año después, el centrocampista ha tenido que hacer las maletas camino del Emirates Stadium. En apenas un mes de competición, ya es uno de los referentes de este Arsenal, el enésimo proyecto de Arsene Wenger que aspira a derrocar a los grandes de Manchester en su reconquista, años después, de la Premier League inglesa.

La selección le ha reservado siempre un papel secundario a Santi Cazorla. Hasta ahora. En los últimos compromisos internacionales, el asturiano se ha salido. Ha marcado, asistido y convencido a propios y extraños. Su presencia en las últimas alineaciones titulares de Del Bosque ya no es una sorpresa.

El centro del campo de La Roja parecía un coto prohibido para todos aquellos que no fueran Xabi Alonso, Sergio Busquets, Xavi Hernández o Andrés Iniesta. Indiscutibles todos ellos desde el Mundial de 2010, han copado la práctica totalidad de las alineaciones de España. Sin embargo, Santi Cazorla se postula ahora como la mejor alternativa para varias posiciones, ya que puede actuar como volante, interior o enganche.

El buen manejo de ambas piernas, su destreza con la pelota, su velocidad de ejecución, su gran visión de juego y el acierto en el desplazamiento tanto en largo como en corto, convierten al jugador del Arsenal en un futbolista casi perfecto. Sumado a todo ello la capacidad para hacer goles, refrendada con los últimos tantos frente a Puerto Rico y Arabia en los dos únicos encuentros amistosos tras la Eurocopa, Cazorla ya se advierte como una de las claves en esta fase de clasificación para el Mundial de Brasil.

Mañana frente a Georgia, y casi con toda probabilidad, tendremos ocasión de volver a Santi Cazorla en acción. Salvo sorpresa, el asturiano será de la partida. ¿Conseguirá volver a batir la portería rival?

 

Sigue a Miguel Churruca en Follow adrianboullosa on Twitter

Artículos relacionados