thumbnail Hola,

El seleccionador nacional repasa su carrera desde que empezó en las categorías inferiores del Real Madrid, hasta los años gloriosos con La Roja

Vicente Del Bosque es uno de esos personajes que continúan siendo unos románticos del fútbol, de sus palabras solo se transmite la pasión y admiración que siente por este deporte, así lo confirma en una entrevista al diario AS, en la que repasa toda su carrera como entrenador. Hace 25 años que debutó con el Catilla y confiesa que aún recuerda a los jugadores. “Recuerdo ese equipo y a todos sus jugadores, pero ahora mismo no caigo en ese primer partido como entrenador. Eran y siguen siendo chicos fenomenales y cuando nos reencontramos nos saludamos con mucho afecto", recuerda el entrenador.

Del Bosque, tiene muy claro quiénes han sido sus referentes en los banquillos, de los que se empapó durante sus muchos años dentro del Real Madrid, como jugador y como técnico. “He ido cogiendo lo que he podido de gente tan extraordinaria como Miguel Muñoz, Molowny, Miljanic, Boskov... Tengo el poso del Real Madrid, eso se nota desde lejos. He conocido al club en todas sus etapas desde hace más de medio siglo, y he aprendido mucho como entrenador y como persona”, explica. El salmantino, ha hecho de todo en el Real Madrid e incluso fue ojeador de la cantera, y recuerda una curiosa anécdota del día que llegó Etoo. 

“Samuel vino por mediación de otro empleado ilustre del Madrid, José Luis López Serrano. Llegó con otro chico, directo de Camerún. Les probamos a los dos, pero el que demostró desde que pisó el campo que se iba a quedar con nosotros fue Etoo. Era un caso que no ofrecía ninguna duda”, rememora. Del Bosque no sabría elegir con que título de los mucho que ha conquistado quedarse, y confiesa haberse alegrado con todos lo títulos que ha ganado el Madrid y la Selección, aunque el no estuviera en el banquillo. “Me quedo con todos los títulos no sólo de las que se ganaron estando yo. Sino, por ejemplo, la Séptima, con Heynckes, fue un alegrón. Vi madridistas llorar. Luego tuve la suerte de ganarla yo. Y te das cuenta de lo importante que es ganar la Copa de Europa, y de que no es algo fácil. Y de la Selección, ¿qué puedo decir? Repetir dos Eurocopas consecutivas, el Mundial. Se conoce que mucha gente, no sólo yo, ha hecho las cosas bien”, cuenta.

El seleccionador está especialmente orgulloso de los jugadores que ha dirigido y los títulos que ha logrado. “Como entrenador han sido años inolvidables. Cogí un Madrid con gente como Redondo, Hierro, Raúl... un gran equipo. Luego los Helguera, Iván Campo, y de ahí la minietapa con los galácticos, con Zidane, Ronaldo, Roberto Carlos, Figo. Y después la suerte de haber llegado a la Selección en un momento único para el fútbol español, con una generación como la de los Iker, Xavi, Iniesta, Ramos, Torres, Villa... en fin todos ellos”, cuenta Del Bosque que confiesa su debilidad por uno de sus pupílos en la selección española, Xavi.“A Xavi lo veo entrenando en el futuro, la verdad. Es la prolongación del técnico sobre el campo”, confiesa.

Por último, Vicente Del Bosque analiza que le ha aportado a su vida ser entrenador de fútbol.“Ser entrenador me ha procurado ganarme la vida y mantener bien a mi familia. Seguir en mi pasión, que es el fútbol. Y luego, profesionalmente, además de los títulos con el Madrid y ahora con la Selección, ver a todos esos chicos de los que hablábamos antes... el tener la bondad, o intentarlo, para formarles como futbolistas y en lo que se podía también como personas. Pero yo creo que lo más enriquecedor fue trabajar con la cantera, con los chicos, sus vivencias, sus familias”, finaliza.

Artículos relacionados