thumbnail Hola,
Jordi Alba disfruta su primer título profesional en su presentación en sociedad

Jordi Alba disfruta su primer título profesional en su presentación en sociedad

Getty Images

El zurdo de la Selección Española ha sido jugador revelación del torneo, sumando a su aportación global, un gol determinante en una finalísima que suponía para él su primer título

Hace unos años su carrera deportiva sufría un revés complicado, siendo un niño que por su altura, era desechado de la cantera del club de su vida. Había puesto la primera piedra de la renovada Masía, era un referente del estilo azulgrana y sólo su pequeña estatura lo sacó de su sueño prematuramente. Pero la fuerza de Jordi no hizo sino multiplicarse. La moral de Jordi supo levantarse y andar. La ambición de Jordi logró crecer y correr. Y desde entonces no ha frenado, saltando obstáculos, superando límites, encontrando huecos inexplorados y vaciándose hasta la última gota de energía para llegar a su objetivo, el de ganarse un rol importante en un fútbol que le debía una. Y ese premio ha llegado tras un año 2012 espectacular, donde suma Eurocopa siendo el ‘novato’ de oro de una Selección española donde solo él no había sumado jamás un título.

Era su primer final pero su aportación no sólo fue determinante por la velocidad y sorpresa generada capa vez que contacta con la pelota. En corto, el largo y en carrera, esa carrera incesante. Fue el jugador revelación del torneo, logró volver a ser decisivo en la finalísima y además, vio recompensado todo su esfuerzo con un gol que lo acredita como protagonista absoluto de esta nueva generación. Y todo, en un rol para el que hacía solo dos años, España se había quedado sin referente. El debate se sanó pronto y ahora está completamente fuera de lugar porque la Roja tiene carrilero para la eternidad.

Ahora, su no es problema de estatura no es tal, sino una bendición y un arma para convertirse en el mejor carrilero del continente, algo que está demostrando tras haber alcanzado la madurez futbolística en esta Euro 2012. Pese a alguna reticencia previa sobre todo por sus debilidades defensivas (algo que debe mejorar pero que apenas le genera problemas ahora mismo), su aportación a la Roja ha sido tan rápida como efectiva. Vertical, con arrancada desequilibrante muy válida en un guion de toque, con la fuerza de su carrera y con un preciso contacto con la pelota para centros específicos, Jordi sabe que su Eurocopa acaba de consolidarlo para la Selección de cara a los próximos años.

JORDI ALBA HA SIDO EL JUGADOR REVELACIÓN EURO 2012

Tras haber pasado por las categorías inferiores de la selección, haber participado en el Europeo Sub 19 de 2008, el Mundial Sub-20 de Egipto o la medalla de oro en los Juegos del Mediterráneo de 2009, el carrilero había demostrado su capacidad para plantarse en el once de la Selección Española. Su primera ‘espina’ por su pasado ya parece olvidada aunque la segunda, la de hacer ver al Barcelona que se equivocó con aquella inoportuna decisión, está en proceso de inicio una vez consumado su fichaje (ahora hasta los 14 millones de euros parecen pocos al Valencia).

Jordi alba se convierte en el primer defensa que marca con España en una Eurocopa desde 1988 y, probablemente, ha sido consolidado no sólo como el mejor carrilero zurdo del torneo, sino como el mejor exponente de ese rol en todo el mundo. La altura, siempre acaba marcando diferencias y en esta España más que en ninguna otra, hay pruebas evidentes. Jordi ya ha crecido. Jordi ya no es el ‘nino novato’. Jordi ahora, es ‘gigante’.

LA VELOCIDAD HA DESTROZADO A LOS RIVALES

Artículos relacionados