thumbnail Hola,

"Se han quedado con diez tras la lesión de Motta y ahí ya se acabó", admitió el internacional del Barcelona

"Esto es brutal. Se nos ha puesto muy de cara con el primer gol. Pero hemos hecho un partidazo. Las finales son para ganarlas, pero con este juego, mucho mejor". Lo firma Cesc Fábregas, el mismo español que puso la cabeza en la cabeza de David Silva en el primer gol de España.

Después de la goleada de La Roja contra Italia en la final de la Euro, el internacional del Barcelona sostuvo: "Si me lo dicen antes, no me creo este 4-0. Ha sido más difícil de lo que parece. Se han quedado con diez tras la lesión de Motta y ahí ya se acabó", admitió.

"El Príncipe y el Presidente nos han dado la enhorabuena, que hemos estado muy bien, y que hemos hecho felices a mucha gente", agregó uno de los mejores futbolistas de España a lo largo de la competición, autor de dos goles en el torneo y del decisivo penalti ante Portugal.

Además, Fábregas desveló que ha podido “pasar un rato con la familia en el estadio”. “Es brutal poder compartir toda la felicidad que sentimos un día como hoy", reconoció.

"Tengo esta camiseta con gente que nos ha dejado pero que siempre está con nosotros. Valoramos mucho la vida, y sobre todo en estos momentos. Va para toda su familia, espero que lo hayan disfrutado lo máximo posible", declaró en relación a la inscripción de la remera con la que celebró, en la que se leían los nombres de Dani Jarque, Miki Roqué, Manolo Preciado y Antonio Puerta.

 "Hay ganas de ir a Madrid para celebrarlo. Da gusto coger vacaciones de esta manera", finalizó.

Relacionados