thumbnail Hola,

El carrilero zurdo de España es revelación esta Eurocopa y su mejor ‘3’. Fue desechado hace años del Barcelona por su estatura. Ahora, vuelve como estrella para reivindicarse

Los avances tecnológicos pueden llegar a asustar a quienes consideramos ciertas cosas como ordinarias y fruto del azar que elige la propia naturaleza. Pero en lo que respecta a los bebés, todo sigue ampliando horizontes, detallando información y minimizando cualquier problema. Tanto, que hoy en día incluso se puede conocer casi con exactitud real qué aspecto tendrá el futuro hijo de una pareja y hasta su estatura. Solo hay que indicar el sexo del niño y la altura tanto del padre como de la madre en centímetros. Con estos datos, algunos nuevos estudios otorgan una cifra aproximada de la altura que el futuro retoño tendrá cuando sea mayor. Se basa en una fórmula conocida por los pediatras como “talla diana”, que suma la talla del padre-madre y lo divide entre dos. A la cifra resultante se le suma 6.5 (si es niña, se le resta 6.5) y nos indica un rango de altura muy cercano al que acabará siendo el real.

Esta talla diana está relacionada con factores genéticos, pero existen otros factores que no son genéticos, como las enfermedades, la alimentación o la forma de vida del niño, que influyen en el crecimiento. Un aspecto más del bebé, convertido en obsesión para quienes quieren el máximo control. Y esta casi reiterativa sensación de observación y dominio, no fue el caso de los padres de Jordi Alba. Era veloz, dinámico, frenético y casi hiper-activo en su cariño por la pelota, la que desde muy pequeño no iba a abandonar jamás y la que iba a marcar su vida. Y es que Jordi tuvo que atravesar los obstáculos de todo joven que busca ser profesional, aunque sumando en su caso una eterna duda sobre su altura, un mal endémico de quienes valoraban por entonces su futuro. Porque pese a sus increíbles cualidades y tremenda capacidad física, el zurdo apenas alcanza con lo justo la barrera del 1.70. Una ‘merma’ cuando estaba en plena etapa adolescente pues el Barcelona, que lo había introducido en su cantera desde muy joven, lo desechó por su falta de crecimiento.

Y es que pese a haber sido un jugador curtido en una liturgia de trabajo de cantera, con las mejores instalaciones, el ambiente más favorable y con capacidades que demostraban su gran futuro, su estatura frenó a los técnicos del Barcelona. Jordi, que era un niño, tuvo que levantarse poco a poco hasta reivindicar un rol que esta Eurocopa le ha acabado por otorgar. Ahora, su no es problema de estatura no es tal, sino una bendición y un arma para convertirse en el mejor carrilero del continente, algo que está demostrando tras haber alcanzado la madurez futbolística en esta Euro 2012.

DESECHADO DEL BARCELONA, DECISIÓN DE TITO VILANOVA

Hace menos de un año se estrenaba como carrilero zurdo aprovechando la veteranía y falta de ritmo de Joan Capdevilla (que había sido fijo en ese rol durante los últimos años), siendo desde entonces una de las grandes apariciones del grupo y convertido ya en referente continental en su posición. Y pese a su impetuosa aparición en escena, su pasado castigó excesivamente su físico. Porque apenas tenía nueve años cuando el Barcelona lo introdujo en su organigrama de cantera, pasando en La Masía ocho años, desde la categoría de benjamín a la de cadete. Y el destino quiso que, pese a ser el niño que colocó la primera piedra de la Ciutat Esportiva de Sant Joan Despí, poco después fuera alejado de los planes culés. Lo más singular es que fue precisamente Tito Vilanova, con Martínez Vilaseca como responsable del fútbol base, quien tomó esa decisión pese a que Jordi ya era internacional en categorías inferiores, aunque como hombre de banda o extremo.

Su fuerza mental y el apoyo de una familia que siempre lo había apoyado pese a reconocer que la merma de la altura fue su gran problema de niño, le hizo buscar acomodo en el Cornellá. Durante esa época, el joven reconoce abiertamente haber pasado horas y días llorando recordando la oportunidad perdida en el entorno culé pero apenas llevaba dos años cuando el Valencia entró en su carrera para contratarlo por apenas 6.000 euros. Tras un año cedido en el Nàstic de Tarragona donde jugó absolutamente todos, volvió a Paterna más convencido de su potencial y crecimiento, algo que ayudó a su debut ese mismo año. La enorme capacidad ofensiva del ataque valencianista, llevó a Unai Emery ha tomar una decisión altamente gratificante en lo personal y colectivo, ya que entendió que la mejor forma de aprovechar sus cualidades, sería dándole más espacio. Por ello, reconvirtió al ‘pequeño’ extremo en un lateral de mucho recorrido y así, hasta hoy, donde ese movimiento táctico, ha conseguido rebautizarlo para el fútbol de primer nivel y abrirle las puertas de todos sus sueños.

EMERY FUE QUIEN LO READAPTÓ COMO CARRILERO ZURDO

Tras haber pasado por las categorías inferiores de la selección, haber participado en el Europeo Sub 19 de 2008, el Mundial Sub-20 de Egipto o la medalla de oro en los Juegos del Mediterráneo de 2009, el carrilero había demostrado su capacidad para plantarse en el once de la Selección Española. Pese a alguna reticencia previa sobre todo por sus debilidades defensivas (algo que debe mejorar pero que apenas le genera problemas ahora mismo), su aportación a la Roja ha sido tan rápida como efectiva. Vertical, con arrancada desequilibrante muy válida en un guion de toque, con la fuerza de su carrera y con un preciso contacto con la pelota para centros específicos, Jordi sabe que su Eurocopa acaba de consolidarlo para la Selección de cara a los próximos años. 

Su primera ‘espina’ por su pasado ya parece olvidada aunque la segunda, la de hacer ver al Barcelona que se equivocó con aquella inoportuna decisión, está en proceso y puede confirmarse en cuestión de días. “Nunca me importó que el Barcelona me descartara por bajito”, ha confirmado sin ocultarlo en más de una ocasión. La altura, siempre acaba marcando diferencias y en esta España más que en ninguna otra, hay pruebas evidentes. Jordi ya ha crecido. Jordi ahora, es ‘gigante’.

Artículos relacionados