thumbnail Hola,

El seleccionador ha reducido al papel de meritorios a jugadores como Santi Cazorla, mientras que Juan Mata o Fernando Llorente se mantienen vírgenes

Los bloques exitosos en campeonatos de selecciones suelen limitar la profundidad de los participantes principales. En torneos de apenas seis partidos, hay poco lugar para maniobras en unos campeonatos que penalizan como pocos el menor patinazo. Sorprende sobre manera en el caso de España, que margina a futbolistas como Mata, campeón de Europa con el Chelsea, Llorente, jugador más determinante del equipo subcampeón de Europa League y Copa del Rey y Cazorla, bastión técnico del Málaga.

Vicente del Bosque ha confeccionado una plantilla en base a catorce futbolistas. El resto, jugadores que serían titulares en la mayoría de los participantes en la Euro 2012, se limitan a tener un papel de meritorios. Hay pocos espacios para penetrar en el once que el técnico salmantino ha concebido para tocar el cielo de Kiev el próximo 1 de julio. Partiendo de la base de la elección táctica de jugar con delantero o sin el, que vertebra la decisión inicial entre Cesc y Fernando Torres, el inmovilismo es mayúsculo.

Son las alternativas diferenciales las que provocan las permutaciones en el once, siempre a partir de la base inmutable iniciática. "Tenemos muchos recursos, y uno de los más singulares es Navas", explicaba ayer Del Bosque, que ha utilizado al sevillista cuando más obtuso parecía el juego de España frente a Italia y Croacia.

Dispone España de una nómina de centrocampistas ofensivos notable pero de caraterísticas similares. Mata o Cazorla, dotados una calidad fuera de catálogo, se resienten en la comparación directa con futbolistas como Silva e Iniesta, dos jugadores que salen cada muchas generaciones. Se advierte difícil entonces la promoción en Polonia o Ucrania de estos dos jugadores.

Diferente es el caso de Fernando Llorente, a quien Del Bosque considera un especialista para situaciones determinadas. Sorprende a la prensa internacional e irrita a la hinchada local el ostracismo del jugador del Atheltic de Bilbao, que todavía no ha debutado en el torneo. Independientemente del dudoso estado de forma que vio terminar la temporada del riojano, el seleccionador no contempla utilizarlo como delantero de cabecera.

Del Bosque, que seguramente también considera a Llorente un recurso singular, sólo planea alistar al delantero en situaciones muy determinadas de atasco general, como el que vivió España frente a Portugal en el Mundial. Nunca nadie sacó tanto partido de apenas treinta minutos con la Roja.

Más complicado incluso se advierte el futuro de una serie de jugadores de enjundia en sus respectivos clubes que se irán sin apenas disputar minutos de la Euro 2012. La concatenación de talento que acumula España provoca que futbolistas como Mata, Cazorla o Llorente pasen de puntillas por el campeonato. Nada nuevo. Que se lo digan a Xabi Alonso, con un rol desapercibido con Luis Aragonés durante el campeonato de Austria y Suiza.

Artículos relacionados