thumbnail Hola,

Andrés Iniesta y Oliver Atom, el talento de dos clones

Andrés Iniesta está siendo comparado con uno de sus iconos cuando era un niño, Oliver Atom. Lo irreal se convierte en verdadero con el manchego, auténtico talento en la Euro 2012.

"He recibido la foto, me consta que ha corrido mucho por la red. Son momentos curiosos que se pueden dar en un partido, las comparaciones son graciosas. Estar vigilado es un motivo de satisfacción porque significa que el rival te valora. Y verme retratado como Oliver Atom es curioso pero sí me ha recordado a ello". Son palabras de Andrés Iniesta después de comprobar con fotografías que le han llegado hasta el Hotel Mystral de Gniewino, como ha sido protagonista de acciones similares a las que sufría Oliver, la estrella de la famosísima serie de dibujos japoneses, Supercampeones.

En dos instantáneas tomadas en momentos donde España tenía encerrada a su rival en los partidos ante España y Croacia, se han dado dos momentos singulares. En ellos, Andrés Iniesta aparece completamente rodeado de rivales que son incapaces de quitarle la pelota y de hacerse con el dominio de posesión. Al igual que en los relatos de Oliver, el chico nipón tenía habilidades para quitarse de encima rivales pese a ser siempre el jugador a seguir, esa sensación se traslada ahora a Iniesta, que siempre parece encimado y presionado ante los defensores contrarios.

No es sólo un pasaje de los partidos, sino la escenificación de la realidad en torno al barcelonista. Y es que es el jugador más habilidoso e inspirado del momento en la Selección Española, el que más faltas está recibiendo y aquél que mejor está sabiendo moverse entre líneas para filtrar balones y mantenerse como enemigo a frenar por los rivales. Cualidades que le hacen ser único, en un envidiable momento anímico y con la energía que desprenden sus enormes capacidades técnicas.

El propio jugador manchego constataba en rueda de prensa que le hizo gracia verse reflejado en estos dibujos que él seguía cuando era pequeño y que seguramente, habrán inspirado muchos de los sueños que aún le quedan por alcanzar. Teniendo en cuenta que Oliver Atom acabó siendo jugador del Barcelona y ganó el Mundial, sólo el hecho de ser japonés mermaba sus posibilidades de levantar el trono europeo, un preciado éxito que su símil en carne y hueso, Iniesta, se encargará de repetir por segunda vez para desquitar a su homónimo asiático.

Relacionados