thumbnail Hola,

La verticalidad, la predisposición a disparar, la profundidad por bandas, la efectividad o la defensa. Muchos aspectos con margen de maniobra para el míster de La Roja

España ya está en cuartos de final. Los chicos de Vicente Del Bosque han cumplido con los pronósticos y han logrado clasificarse como primeros del grupo C después de los tres primeros partidos de esta Euro. Un inicio que ha dejado tantas certezas como dudas en la selección española. Y es que, si bien la selección española se ha mantenido firme a su depurado estilo y ha deslumbrado ante Irlanda, ha sufrido mucho para certificar su clasificación con un empate ante Italia y una victoria por la mínima ante Croacia después de un gol de Jesús Navas en los últimos minutos de partido.

Es por ello que Goal ha analizado no sólo los puntos positivos de España, sino también los negativos, y aunque es complicado sacar muchos defectos a una selección como la española, he aquí cinco cosas que habría que mejorar: la verticalidad, la predisposición a disparar, la profundidad por bandas, la efectividad, y la defensa.

VERTICALIDAD


Un mal endémico de la selección española. Hace ya unos años que se adoptó el rol de ser un equipo de tiki-taka, y en ocasiones La Roja se mete tanto en el papel que peca de ser demasiado horizontal. La clave es mantener la posesión, porque con el talento de los jugadores que hay, al final acabarán encontrando los huecos para llegar a la portería contraria. Pero de vez en cuando hay que intentar sorprender a la defensa rival con cambios de banda, centros laterales o disparos desde lejos para ponerla en alerta, para despistar y que no tengan asimilado que el peligro de España no sólo llega de una manera. Así se puede sorprender.


PREDISPOSICIÓN A DISPARAR


Una consecuencia de la falta de verticalidad. Tal es la predisposición a pasar el balón al compañero, que en ocasiones se olvida de que hay que disparar a puerta para marcar gol. Y es que no todos los goles pueden ser como el de Jesús Navas, habiendo superado a los once rivales. Ante Croacia, tanto Cesc como Busquets perdieron sendas oportunidades en la segunda parte por no disparar a tiempo, y ante Italia en la primera parte fue también una constante. España debe disparar más. Es un recurso que no utiliza lo suficiente en pos de mantener la posesión el mayor tiempo posible.


PROFUNDIDAD POR BANDAS


España juega directamente sin bandas. Xabi Alonso, Busquets, Xavi, Iniesta, Silva, y en ocasiones, hasta Cesc, todos juntos en el frontal del ataque, y ningún jugador puro de banda. El fuerte de la selección española es el talento de estos jugadores y su capacidad para asociarse, pero prescindiendo de las bandas es más fácil su defensa. Del Bosque lo sabe, y por eso Jesús Navas está siendo su primer revulsivo. Sin embargo, antes de tener que hacer cambios, los propios jugadores podrían abrir más el campo. Silva e Iniesta no se desenvuelven mal por los flancos, con Jordi Alba, que es un puñal por la banda. Sin embargo, Arbeloa casi no recibe pases en campo contrario, y con el paso del tiempo, todos los jugadores tienden a encontrarse en el centro del campo. “Es que ya nos conocen, y con Iniesta siempre hay cuatro” espetaba este lunes Casillas, pero si los jugadores estuvieran mejor distribuidos por el campo, a los defensas les costaría más correr a cubrirles.


EFECTIVIDAD


Un mal que tiene difícil remedio. Y es que en el fútbol, la efectividad se tiene o no se tiene. Y España no va mal, pero podría ir mejor indudablemente. Este lunes ante Croacia, tanto Iniesta como Silva tuvieron sendas oportunidades dentro del área estando solos y las desaprovecharon, echándolas de menos conforme pasaban los minutos. Ante Italia fueron múltiples las ocasiones marradas, con Fernando Torres como gran protagonista. Y ante Irlanda se marcaron cuatro goles, pero se tuvieron más de una veintena de tiros a puerta. Empieza la fase de las eliminatorias, donde los goles adquieren una importancia clave. Sin goles, no te dan puntos por los pases.


DEFENSA


Hasta el momento España ha recibido sólo un gol en los tres partidos de la fase de grupos, un buen balance. Pero podrían haber sido muchos más si no llega a ser por Iker Casillas, que lleva ya dos paradas milagrosas a sendos cabezazos de Thiago Motta e Ivan Rakitic. Sin esas dos actuaciones providenciales, quizás España no estaría donde está. La línea defensiva tiene un papel difícil en un equipo tan sumamente atacante, que tiene tanto tiempo el balón en sus pies, y para ello es necesario mejorar un poco más la ya de por sí notable concentración en defensa. No en vano, España se coronó campeona del mundo dejando su portería a cero en todos los partidos desde octavos hasta la misma final.

Artículos relacionados