thumbnail Hola,

Euro 2012: Cinco razones por las que España ganó a Croacia

La Selección Española tuvo que madurar muchísimo sus tres puntos para liderar el grupo rumbo a cuartos. Pero su identidad, cordura y temple, acabaron por darle el premio deseado

Siete puntos de nueve posibles en una primera fase de una cita europea, siempre aseguran el liderazgo de un grupo y hasta genera la perspectiva de verdadero dominador del grupo. Y pese a que España ha logrado finalmente situarse como primer clasificado superando a Italia, Croacia e Irlanda, la realidad es que se trabajado muchísimo más de lo que los más optimistas hubieran previsto. El desenlace fue largo, de enorme desgaste mental y con probabilidades de todos los gustos, ya que a falta de unos minutos, España estaba a un gol de quedar líder o igualmente de hacer las maletas esta misma noche. Pero la tranquilidad, la confianza en mantener su identidad como premisa para sus objetivos y la fuerza física para llegar mucho más entero que el rival al tramo final, desestabilizó el duelo en la línea fronteriza. Un partido con muchas lecturas pero con cinco claves que fueron las que acabaron situando a España en cuartos de final.

La irrenunciable pérdida de identidad: El guion del choque jamás fue estable para España, puesto que una primera parte muy lenta por las intenciones cumplidas de Croacia y su buen manejo defensivo, impedían que el dinamismo y la clarividencia que necesitaban los de Vicente del Bosque, surgiera por carácter natural. Pero en el instante donde tocaba tomar decisiones, una vez que los balcánicos estaban obligados (por la victoria de Italia) a  buscar la victoria como único camino hacia la siguiente fase, entró el debate en España. Tocaba reajustar posiciones y alterar el sistema pero en lugar de buscar el gol con más hombres de ataque, el seleccionador dio entrada a Jesús Navas en lugar de Fernando Torres. Un cambio que dejaba a la Roja sin killer (pese a que después entraría Cesc en esa segunda ‘vida’), pero que acabó siendo clave para desestabilizar pues no solo el sevillista marcó el gol sino que mucho antes ya había roto a su marcador y generaba el mayor peligro del partido con su punta de velocidad en arrancada. Cesc además, fue quien puso el toque diferencial con una vasilena que pasó a ser asistencia de oro. Eran cambios delicados que acabaron saliendo muy bien.

La fortaleza defensiva en momentos tensos: Quizás a nivel individual el más fiable de la línea defensiva ha sido Jordi Alba, porque Piqué, Sergio Ramos y Arbeloa han tenido algunos momentos de mayor debilidad, pero en conjunto, todos han podido superar el escollo de una Croacia que crecía por minutos. La potencia y fuerza de Mandzukic era la única amenaza ofensiva de inicio, pero fue suficiente para incomodar por alto a Sergio Ramos, que necesitó coberturas en situaciones de pérdida de posición. Cuando Piqué salía, era el sevillano el que cubría. Al final, el croata acabó desesperado en su lucha particular, necesitando ayudas que llegaron muy tarde. Aunque el verdadero valor de la zaga española estuvo en los instantes finales, cuando Slaven Bilic tuvo que arriesgar con todo su arsenal y situó junto a su killer, a dos puntas más, primero Jelavic y después Eduardo Da Silva. La corpulencia, físico y contundencia, aunque también la frialdad y experiencia, sirvieron para sacar adelante los sudores y convertirlos en lecturas positivas.

ESTOS PARTIDOS ANTES SE PERDÍAN

Iker Casillas y dos paradas determinantes: Croacia llegó al área española más veces de las que algunos habrían previsto, pero también menos de las que teniendo que jugarse su clasificación, habrían necesitado. Sea como sea, dos ocasiones sí contaron con mucha claridad y accesibilidad como para que ahora mismo España estuviera eliminada y pensando en regresar a casa. Pero allí surgió, como siempre en las grandes citas, Iker Casillas. El portero español se mostró seguro y fiable, pero sobre todo tenaz para aplacar los ánimos rivales. Primero fue a cabezazo de Rakitic, que llegada con fuerza y en solitario tras un magistral pase de Modric, pero que se encontró con el rechazo potente de Casillas. Poco después, cuando más se lo creía Croacia, destrozó nuevamente las intenciones al disparo seo y debajo de Perisic, que como el resto de sus compañeros, no pudieron superar la sombra del capitán de la Roja. Una cita donde, por enésima vez, sus acciones concretas deben ser rescatadas.

Ganar cuando estas citas siempre se perdían: Puede parecer retrotraerse demasiado en el tiempo, pero para valorar estas victorias en su justa medida dentro de una selección que ahora es campeona de Europa y del Mundo, hay que hacerlo. Y es que esta noche ante Croacia, la Selección Española confirma que su idea, su teoría, sus doctrinas y su identidad inalterable, tienen una meta común que ahora sí se consigue. Porque España siempre buscó victorias que no llegaban. Lo hizo jugando mejor y muchas veces peor que su rival. Lo hizo mereciéndolo más y otras veces menos que sus enemigos. Pero ahora, más allá de todo eso, su camino vuelve a ser el de los campeones. Y cuando pasaron décadas de frustración y decepciones, estas citas siempre caían del que teníamos enfrente. Ahora, sudores o no, brillantez o no, España vuelve a ganar.

Iniesta otra vez el más activo y atrevido: Dos premios a Mejor Jugador del Partido de tres posibles, ratifican y reflejan todo elogio que recaiga de nuevo sobre el manchego. Dinámico, más activo que nadie, más atrevido por inteligencia y determinante una vez más en el punto concreto que decide los partidos. Lo ha reivindicado él solito, pero la UEFA sigue decorando con premios su labor y Vicente del Bosque no dudó en rueda de prensa al asegurar que “nos ha ayudado mucho, es el jugador especial”. Una Eurocopa donde solo le falta marcar pero donde está marcando diferencias como los grandes, con la aureola, ambición y las manos sucias. Ahora mismo, el hombre más en forma de la Roja.

INIESTA, OTRA VEZ EL MVP Y EL MÁS ACTIVO

Artículos relacionados