thumbnail Hola,

El centrocampista del Levante explica sus sensaciones y desea vivir una noche mágica en el Ciutat de Valencia

El Levante comienza hoy una nueva etapa para la historia, y con la confianza en que haya vida más allá de la fase inicial de la competición. El Ciutat de Valencia se ha vestido con sus mejores galas para el inminente estreno europeo, bien merecido, tras una inolvidable campaña 2011/2012. Las sensaciones en el equipo son de día grande, será una fiesta, pero con los pies en el suelo, pues el domingo toca Liga de nuevo. Pese a ser un debutante en la competición, lo cierto es que, a pesar de Ángel, el resto de jugadores tienen experiencia europea.

Aunque ya haya dejado su nombre escrito en Europa, el jugador Míchel Herrero, es consciente de que en Orriols todo se magnifica y que los premios ganados a pulso se disfrutan aún más. El centrocampista es consciente y deseoso de que el sueño europeo, no debe quedarse en un simple acontecimiento puntual.

Tras la marcha de Rubén Suárez, el atrevimiento y desparpajo del joven canterano del Valencia, han tapado las posibles carencias en ataque del conjunto levantino. Ya fue clave en la remontada ante el Espanyol, dando muestras de una posible compenetración con Barkero. Y su gol en Málaga fue una obra de arte, aunque no sirviese para nada. “Me gustaría dedicarle otro gol a mi amigo Homer, pero ganando”, afirma el jugador de Burjasot.

El jugador no perdió detalle, durante su estancia en el Hércules la temporada pasada, de la gran campaña realizada por el conjunto granota. “Veía el esfuerzo que realizaban jornada a jornada, estaban arriba toda la temporada y era una pena que no asaltaran Europa, pero lo pudieron conseguir, y en este momento toca corresponder toda esa entrega del último año con un buen papel. Ahora empieza lo bueno, lo bonito, el premio a una temporada impresionante. Hay que disfrutar y, sobre todo, comenzar con una victoria ante nuestra afición”.

El vestuario se encuentra resentido tras su derrota en Málaga, están dolidos en su orgullo, y nada mejor que un estreno europeo para “coger esa inyección de confianza que luego nos ayude para derrotar el domingo a la Real Sociedad. Es un día especial y lo que queremos es hacer un muy buen partido en casa, adornado con una victoria. Saldremos a tope, seguro que la afición se va a dejar la voz y nosotros vamos a endulzar con un triunfo el mal sabor de boca con el que se quedaron tras la derrota en Málaga”, afirma Míchel.

El mensaje para esta noche es claro respecto al Helsinborgs, recuperar seguridad en defensa, sin dar concesiones y hacer daño en ataque, “debemos tener mucho cuidado; quizás ellos vengan de víctimas al jugar contra un equipo español y no lo son. Hay que salir a muerte, no tenemos que dejarles respirar, no ponérselo fácil, como tampoco luego al Twente y Hannover 96. Los dos equipos nos hemos clasificado para Europa y algo tenemos para crecer en esta competición”, explica Míchel, quien confía en ampliar una experiencia europea sin borrones, aunque considera que haciéndolo en el Levante, es “más emotivo”. 

Relacionados