thumbnail Hola,

Los rivales de los clubes españoles en Europa, manejan similares condiciones físicas y de estilo, apostando por el contacto, ideas directas y jugadas tácticas. Deben ser superados

 José David López
Analista Fútbol Internacional
Síguele en

Pese a que este viernes en Nyon la UEFA iniciara oficialmente para muchos la nueva campaña continental, la realidad es que la gran mayoría de los clubes presentes en estos primeros sorteos de fases previas, ya llevan semanas de actividad por el continente. Pese a los representantes de las principales ligas europeas, entre ellas la española con Athletic de Bilbao y Levante en Europa League (a expensas de que se una ya en la fase de grupos el vigente campeón, Atlético de Madrid), entran en esta cita final, los más humildes llevan mucho tiempo de sudada pretemporada buscando el elixir para el resto con una clasificación que les haga adentrarse en la élite.

Los primeros enemigos de la ‘Armada Española’ tienen muchas similitudes en conceptos tácticos, opciones físicas y puntos fuertes, pero igualmente en la naturaleza de su camino, pues ambos han llegado ‘rebotados’ tras ser eliminados en la fase previa de la Champions League. Uno responde al rol de eterno campeón de campeonato de tercer nivel europeo y el otro, a la constante alternativa nacional sin potencial lejos de allí. Helsinki y Motherwell son clubes inferiores, accesibles y aceptables a estas alturas de temporada pero supone una amenaza real que no debería romper el avance continental de los dos españoles.

HELSINKI: LA ESTATURA DEL ETERNO CAMPEÓN FINLANDÉS

Helsinki: El eterno campeón finlandés en busca de sorpresas: Los campeonatos de tercer nivel en Europa tienen, en la mayoría de casos, un símil global, el de un único club poderoso que es capaz de imponerse año tras año con las mínimas necesidades y sufrimientos. En Finlandia ocurre desde tiempos ancestrales con el Helsingin Jalkapalloklubi (nombre nacional del oficialmente conocido en el continente como HJK Helsinki), puesto que sus 25 ligas y 11 copas, evidencian un poderío absoluto sobre los rivales. Sin ir más lejos, el pasado año alcanzaron el éxito en la Veikkausliiga con nada menso que 28 puntos de diferencia sobre su más inmediato perseguidor. Este curso la situación a mitad de campaña, con 20 jornadas disputadas, es más equilibrado pues el equipo de Antti Muurinen (ex seleccionador finés) es segundo.

Un club con multitud de secciones deportivas (el fútbol femenino también es poderoso), que vivió su momento álgido cuando fue capaz de entrar en la fase final de la Champions League en 1998, en lo que representa la mayor alegría de su historia. Desde entonces, ha sido capaz de dar alguna sorpresa esporádica (el año pasado ganaron un partido al Schalke) y recabar ciertos elogios puntuales para algunos de sus jugadores pero el excesivo juego directo, el físico y la falta de ritmo en sus partidos, es una ‘merma’ demasiado complicada como para competir en el primer nivel. Este curso no ha sido una excepción y llegan a esta fase ‘rebotados’ de la Champions tras caer ante el Celtic. El extremo gambiano Savage (único extranjero junto con el menos utilizado egipcio Ashraf), la experiencia del internacional Vayrynen, el capitán bajo palos Wallém y dos llegadores como Schuller y Makela, sus principales peligros. Pese a que llegan más rodados, el Athletic es claro favorito.

MOTHERWELL: BUSCANDO OSADÍAS CON UN ESTILO ARCAICO

Motherwell: Un histórico peleado con su estilo arcaico: Dentro de la dualidad reinante en el fútbol escocés con los dos clubes de Glasgow, la lucha por intentar increpar esa dictadura ha tenido poco éxito y sólo osadías míticas han podido dejar ver a otros de sus clubes por Europa. Una de esas casualidades se produjo este año cuando el descenso del Glasgow Rangers debido a sus caóticas cuentas financieras, abrió las puertas de la Champions League al tercer clasificado de la Scottish Premier League. El ‘elegido’ fue el Motherwell que recibía una pequeña recompensa por su buena campaña pasada más allá de que el sueño, de improbable éxito, se terminara en el momento en el que el 0-5 ante el Panathinaikos evidenciara su fragilidad respecto al fútbol externo a su país.

Y es que los Steelmen de Stuart McCall (ex centrocampista de la Premier en los 80-90) manejan un estilo arcaico, directo, simplista, aliado con el contacto y las jugadas tácticas. Nulos argumentos para competir ante clubes de mayor potencial. Premisas que en sus 125 años de historia se han mantenido estables al tiempo y que ahora son un grave problema de adaptación a la época, poniendo en peligro grave su reconversión al fútbol de mayor enjundia. El equipo anaranjado (enorme impacto vintaje su camiseta) ya ha empezado su participación en la Premier escocesa (empató sin goles), por lo que no parece haber comenzado demasiado brillante. El inglés Higdon actúa de referencia con más fuerza, acompañado del estonio Ojamaa o Murphy, ambos jóvenes con más capacidad para generar que definir. El físico del jamaicano Humphrey y el mediocentro Law, otros aspectos importantes para un equipo muy limitado que reta al ‘novato’ Levante. Los granotas, pese a todo, deberían iniciar con éxito su periplo histórico en Europa League.

Final
FC Dnipro Dnipropetrovsk Dnipro
v
Sevilla FC Sevilla
#BEONEWITH_DNIPRO
#BEONEWITH_SEVILLA

Artículos relacionados