thumbnail Hola,

El jugador contó el calvario que sufrieron los jugadores de Tigre en el vestuario durante el entretiempo de la final con São Paulo.

Tras la batalla entre los jugadores de Tigre frente a la Policía de Brasil y empleados de seguridad privada de Sao Paulo, Martín Galmarini contó con lujo de detalles todo lo sucedido y hasta mostró las heridas en la cabeza que le provocaron los golpes.

"Me tuvieron que coser", empezó el volante de Tigre. "Esto es desde el arranque: no nos dieron lugar para entrenar, no nos dejaban entrar reconocer la cancha, no querían que hiciéramos la entrada en calor en la cancha. Nos estaban esperando para cagarnos a palos", contó el Patito minutos después de la gresca en el vestuario.

"Una locura. Quería terminar ser campeón o subcampeón", manifestó Galmarini, a quien le arrancaron la ilusión de al menos jugar una final completa de Copa Sudamericana. Ya encolerizado, contó:  "Treinta tipos, estaba todo armado, una tontería,un mamarracho sin sentido. Sacaron fierros, cagones, sacaron revólveres para amenazar. Hubo zona liberada, nos cagaron a palos".

A pesar de que irá junto a sus compañeros y el cónsul argentino en Brasil, Agustín Molina Arambarri, a hacer la denuncia pertinente por el maltrato sufrido, nadie le devolverá a Galmarini la posibilidad de terminar esa final.

Artículos relacionados