thumbnail Hola,

Un problema en la iluminación del estadio Bicentenario impide el inicio del partido amistoso entre los dos grandes del fútbol de Sudamérica

El partido amistoso entre Argentina y Brasil que se iba a disputar en el estadio Bicentenario de la ciudad de Resistencia tuvo que ser suspendido por falta de iluminación. Así lo decretó el árbitro del encuentro, el chileno Enrique Ossés quien afirmó que "así no se puede jugar".

Esta edición del superclásico del fútbol americano corresponde al enfrentamiento de vuelta de una serie anual de duelos entre ambas escuadras denominadas como "Superclásico de las Américas". En el partido de ida, los brasileños se impusieron por 2-1 en Goiania.

El colegiado esperó durante una hora antes de decretar el partido como suspendido. Por ahora, no hay ninguna fecha prevista ya que la que se manejó al principio, este mismo jueves, resultaba inviable por los compromisos de los clubes.

En esa línea se pronunciaba el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Germán Lerche: "no fue posible superar el problema lumínico en el estadio, se esperó un tiempo prudencial y no hay una nueva fecha para la disputa de este encuentro". Respecto a lo de jugar el jueves, Lerche fue tajante: "es imposible, porque ambas selecciones tienen que devolver a los jugadores a sus respectivos equipos para los partidos de sus ligas", afirmó.

La causa del problema parece ser debida por un desperfecto que redujo considerablemente la capacidad lumínica del estadio, de los 60 focos del estadio sólo funcionaban 8. A pesar de los esfuerzos de los técnicos, fue imposible solucionar el problema que ya tenía a ambas selecciones en el terreno de juego e incluso se habían escuchado los himnos nacionales para dar por comenzado el encuentro, un partido que finalmente se ha tenido que posponer.

Artículos relacionados