thumbnail Hola,

El luso es el que mejor índice tiene en el Ránking Castrol: 9,68 sobre 10 de media entre los partidos de la primera fase. Le sigue David Silva de cerca. Tres españoles en el Top 10

La primera fase de la Eurocopa ha terminado ya. 24 partidos que han servido para seleccionar a los ocho mejores equipos del continente: República Checa, Grecia, Alemania, Portugal, España, Italia, Inglaterra y Francia. Y también para comprobar quiénes son los jugadores en mejor forma después de haber jugado los tres primeros partidos. Y según la UEFA, el mejor del campeonato después de esta fase de grupos no es otro que Cristiano Ronaldo, el mejor jugador del mundo de los casi 400 que acudieron a Polonia y Ucrania.

Concretamente, es el mejor según el Ránking Castrol que utiliza la UEFA, con una nota de 9,68 de media sobre 10 en estos tres partidos. Una calificación más que notable después del 9,75 con el que fue valorado por su último partido ante Holanda. Su mejor partido de los tres, con dos goles, dos remates a los palos, una asistencia a Nani que no fue aprovechada, y varios detalles técnicos sobresalientes.

Llama la atención que, a día de hoy, el crack luso esté en esa posición de privilegio después de todas las críticas que recibió. Y es que en el segundo partido ante Dinamarca falló tres ocasiones clarísimas de gol, siendo sólo mitigadas por el gol in extremis de Varela que le valió la victoria al combinado de Paulo Bento. Aún así, tal fue el nivel de críticas, que Portugal no accedió a comparecer en zona mixta tras el tercer partido como señal de hermanamiento con el ‘7’.

Tras Cristiano Ronaldo, aparece el español David Silva muy cerca, con un 9,60 de calificación. Y entre los diez primeros clasificados están dos españoles más: Andrés Iniesta, en sexta posición con 9,37, y Álvaro Arbeloa, en octavo puesto con 9,28. Algo más que meritorio teniendo en cuenta que entre esos diez jugadores hay cinco que no están siquiera clasificados para cuartos de final.

Este ránking se basa en unas calificaciones individuales de uno a diez que tienen motivaciones objetivas como los pases completados, los robos o los goles. Pero teniendo en cuenta además aspectos como la importancia o relevancia de las acciones dependiendo del momento y el lugar del partido donde se realizan, y penalizando los errores no forzados, utilizando un término tenístico.

Artículos relacionados