thumbnail Hola,

Capitán de Polonia en su propia Eurocopa, el jugador presenció hace quince años el asesinato a puñaladas de su madre, a manos de su padre, tras una discusión

Jakub Blaszczykowski, jugador de 26 años que milita en el Borrusia Dortmund, abandonó la concentración de su selección, la polaca, a mediados del pasado mes de mayo para asistir al funeral de su padre, que había fallecido con 56 años. De esta manera, el defensor vio cómo culminaba en tragedia un camino lleno de piedras, una vida que le ha ido mostrando su dureza a cada paso que daba.

Hace quince años, cuando Blaszczykowski sólo contaba con 11 años de edad, y tras una discusión de sus padres, él y su hermano Dawid fueron testigos del asesinato de su madre a manos de su padre, Zygmunt, quien apuñaló a su mujer hasta la muerte. Por el homicidio fue condenado a 15 años de cárcel y, a pesar de salir en libertad una vez cumplida la condena, nunca volvió a tener relación con Blaszczykowski o su hermano, quienes sólo estuvieron cerca suyo el día de su funeral.

En declaraciones a un canal polaco hace dos años, el jugador polaco se sinceraba: ''Sé que ese recuerdo me va a acompañar el resto de mi vida. Daría todo lo que fuera a cambio de que mi madre estuviera viva. Lo que ocurrió dio un giro de 180 grados a mi vida. Fue como si una roca hubiera caído sobre mi cabeza y una semana después despertara y tuveira que volver a comenzar con mi vida y sobreponerme a todo como si nada hubiera ocurrido. Nunca entenderé lo que pasó ni la razón por la cual pasó''

El fútbol fue su válvula de escape. Destacó en el lateral derecho y en 2004, tras una prueba en el Wisla de Cracovia, empezó a fraguarse el jugador por el que hoy en día suspiran varios grandes de Europa. En 2007 fichó por el Borrusia Dortmund por tres millones de euros y no ha parado de despuntar junto a sus compañeros en la Bundesliga. Desde 2010 luce el brazalete de capitán de la selección de Polonia y ya ha estrenado su cuenta goleadora en esta Euro 2012. Casado y con una hija de 14 meses, dedicó su gol levantando la vista al cielo, recordando seguro a su madre y a la persona que más le ha ayudado en esta vida, su abuela.

Relacionados