thumbnail Hola,

Suecia: Dudas para la cita europea tras ganar a Islandia y Serbia

Tras la victoria por la mínima en los amistosos (3-2 y 2-1), los de Erik Hamrén preocupan por su juego pobre. Destacó un ordenado Toivonen y un perdido Ibrahimovic

Suecia llega a la EURO 2012 con ciertas perplejidades e inseguridades. La victoria ante Serbia sólo fue en el marcador y no por convencimiento y calidad. Queda claro que encaran la cita europea con una confianza enclenque y practicando un juego que huye de lo espectacular para ser más resultadista.

Los de Sinisa Mihajlovic, con defensa de tres, basaron su peligro en los contragolpes y en los disparos desde fuera del área. Los suecos dieron grandes facilidades al rival en el dominio de la posesión y no se vio fluidez ni dinamismo en la elaboración de las jugadas. El meta Andreas Isaksson tuvo que salir al rescate de los suyos. Y cuando el guardameta es el protagonista algo no funciona demasiado bien. Los suecos fueron un conjunto blandengue e inconsistente ante una Serbia que fue apeada por Estonia de la utopía de jugar la Eurocopa.

Zlatan Ibrahimovic estuvo apagado, poco participativo. Aunque anotó el segundo gol (minuto 52), se le echó de menos cuando su selección estaba aturdida y sin creatividad alguna. A veces, su posición liberal lo convirtió en un vagabundo que deambulaba sin control por el césped. Si estuvo acertado Ola Toivonen, que marcó el primero de la noche (minuto 23). Sólo los fallos puntuales de los serbios auparon en el marcador a los escandinavos. En la segunda parte, Suecia despertó y supo llevar las riendas del partido con cierta decencia. Más calmada eso sí, pero vacía de recursos.

Curiosamente en el estadio Rasunda de Solna, los suecos jugaron y perdieron la semifinal -ante Alemania- de la Eurocopa de 1992. Veinte años más tarde, la esperanza de superar la fase de grupos (con Ucrania, Francia e Inglaterra en el Grupo D) es cuanto menos cuestionable.

Artículos relacionados