thumbnail Hola,

La azzurri paseó durante dos horas por el campo de exterminio, donde sentados en las 'pistas de la muerte' han escuchado los testimonios de algunos supervivientes

La selección italiana de fútbol, primer rival de España en la Euro 2012, visitó esta mañana el campo de concentración de Auschwitz donde los hombres de Cesare Prandelli y los miembros del cuerpo técnico y la delegación, fueron recibidos por el director del campo y el presidente de la comunidad judía italiana, Renato Gattegna, y el director del Museo del Holocausto en Roma, Marcello Pezzetti.

Los italianos cruzaron la puerta del campo con la inscripción 'Arbeit macht frei' -el trabajo te hace libre- y escucharon atentamente las audioguías. Una experiencia muy fuerte que algunos tardarán en olvidar, como Mario Balotelli, al que se vio muy afectado.

Prandelli, los jugadores y los directivos se han quedado varios minutos en silencio delante de la pared de ladrillo rojo donde se llevaban a cabo las ejecuciones, donde el capitán Gianluigi Buffon -que no pudo contener las lágrimas- ha colocado un ramo de flores con los colores de la bandera italiana: rojo, blanco y verde. El resto de jugadores han dejado velas en honor de los fallecidos.

Auschwitz es el símbolo de la barbarie de los campos de concentración nazis, lugar donde fueron exterminados un millón de judíos y cerca de 200.000 ciudadanos de otros países de Europa. Tras la visita de más de una hora al museo, la plantilla se trasladó a Birkenau, campo de exterminación junto al principal donde había cámaras de gas y murieron otros tantos millares de personas.

En declaraciones a Rai Sport, el defensa Giorgio Chiellini dijo: "Esperamos que nunca se repita una tragedia como esta. Tuvimos la suerte de vivir la guerra, a la que se enfrentaron nuestros antepasados. Con nuestra experiencia podemos luchar contra estas atrocidades".

Artículos relacionados