thumbnail Hola,

Al norte de Polonia, enclave de travesías hacia países céntricos, bálticos o escandinavos, tiene el recuerdo de ser donde se inició la Segunda Guerra Mundial. Hoy, acogedora.

José David López en Follow adrianboullosa on Twitter y

Tan bohemia como tradicional. Tan moderna como habitable. Así es Gdansk, la sede donde España disputará sus partidos en la fase de grupos de la Eurocopa 2012. Capital de Pomerania, representa la urbe de mayor tamaño y población del norte de Polonia, siendo muy afamado e importante su puerto, que actúa además como puerta hacia toda Europa. Y es que si por carretera o tren constituye un enclave ideal para conectar los países bálticos o centro-europeo, también lo es por mar hacia los escandinavos (en ferry). La desembocadura del Río Vistula al Mar Báltico era un centro de negocio marítimo entre Europa Sureste y Occidental, por lo que su situación siempre tuvo un papel importante.

Los alemanes la llamaban Dánzig, aunque nade esconde que es una fascinante ciudad marítima que recibe con justicia el nombre de la Perla del Báltico. Los que ya la conocen bien, no dudan en afirmar que es la localidad costera con más personalidad de Polonia, siendo además una ciudad especial porque fue una de las capitales de la Hansa y hasta tuvo el estatus de ciudad autónoma.

Curiosamente, algunas fuentes aseguran que es en Gdansk donde el 1 de Septiembre 1939 se comenzó la Segunda Guerra Mundial. Además, las huelgas de trabajadores de los astilleros en años 70 y 80, generaron el inicio del fin del comunismo en Europa. En su fascinante casco histórico se integran marcas de este pasado. Quizás por su rebeldía, por la búsqueda de la justicia o por su carácter luchador, una de las personas más importantes del siglo XX, el ganador del Premio de Noble y primer jefe de sindicado Solidarność, Lech Wałęsa, sigue viviendo en la ciudad.

Junto con Sopot y Gdynia, Gdańsk forma el llamado Trójmiasto (Triple Ciudad) con tres realidades muy diferentes: Gdańsk la histórica, Sopot ciudad residencial-balnearia y Gdynia industrial, moderna y cosmopolita. Un área metropolitana que cada ano atrae miles de turistas de todo el mundo. Todo ellos se encuentran con un problema económico, porque más allá de tener que verse obligados a cambiar de moneda, ya que en Polonia no se utilizan euros, sino su moneda histórica, el zloty. Y ello, repercute mucho en alojamientos y compras.

Para los españoles que la visiten por vez primera durante su estancia en la Eurocopa, hay ciertas zonas y lugares dentro de la ciudad, que nadie puede perderse. Lo primero, más cercano a la estación, es la puerta de Wyzynna, la antigua entrada a la ciudad construida a finales del siglo XVI que da inicio a la calle Dluga (Ruta Real), auténtica historia de la localidad. En el trayecto siempre encontraremos iglesias, casas de época, mansiones y desde luego, extraordinarias cafeterías con colorido en sus fachadas.

La Puerta de Oro, de principios del XVII, enumera con estatuas las virtudes de la ciudad: Paz, Libertad, Riqueza y Gloria. El Ayuntamiento, levantado en épocas gótico-renacentistas o la estatua de Neptuno, símbolo de unión de la ciudad con el mar, es una de las grandes muestras de la ciudad. Un camino muy llamativo que hará las delicias de los españoles antes de animar a la selección, que estará muy bien defendida y arropada en las calles de Gdańsk.

Artículos relacionados