thumbnail Hola,

El francés demostró haber vuelto a su buen nivel de antes y pese a las pasadas críticas, se ha convertido en la estrella de su selección

El más beneficiado de la clasificación de Francia al Mundial de Brasil del próximo año, es sin duda Karim Benzema. “He jugado como si fuera el último partido de mi carrera. Igual que el resto. Estoy feliz. Hacía tiempo que no veíamos una Francia tan buena”. Así de feliz hablaba el delantero del Real Madrid tras la victoria de su selección ante Ucrania, en gran parte gracias a él, según el dirario AS.

Cualquiera diría que hace unos meses el francés era el jugador más cuestionado en su club y en su selección. Acusado de ser uno de los culpables de la sequía goleadora de los “bleus”, esta semana copaba casi la totalidad de las portadas francesas. El diario L’Equipe utilizó su imagen junto a la palabra “Respeto” e incluso llegó a comparar el encuentro con la final del Mundial del 2006 ante Italia, en la que se decía que “jamás, desde el Mundial 2006, el equipo de Francia jugó con tanta intensidad”.

Ahora todo el calor que siente, no sólo Karim Benzemá, sino toda la selección en general tras conseguir una remontada histórica, ha eliminado por completo todo el escepticismo instaurado en el país galo, quien presagiaba su ausencia en Brasil y que ahora sueñan con conseguir el tan ansiado título, al igual que ya lo levantaron en el 98.



Relacionados