thumbnail Hola,

El francés anotó un gol en Vallecas y fue de los mejores de su equipo. Puso un poco de cordura en medio de la locura merengue

El Real Madrid se había convertido en un manicomio. Iker Casillas no celebraba los goles en homenaje a un niño polaco. Cristiano no los celebraba en homenaje a su cuenta corriente. La mujer de Mourinho no quería que los celebrara porque luego los trajes llegan manchados a casa. Y Benzema no los celebraba porque tiene menos sangre que una botella de agua.

Aún así, fue precisamente el crack francés el encargado de devolver la calma al club blanco. Marcó un gol en Vallecas y se mostró activo en todo momento. Inyección de tranquilidad. Y Mourinho no celebró los goles. No se tiró al suelo de rodillas. No quería una bronca de su mujer al llegar a casa.

Como siempre, nosotros te presentamos la instantánea y te contamos el guión que hemos preprado para acompañar la fotografía. Ahora es el momento en el que debes unirte y contestar a la siguiente pregunta: ¿Cómo titularías el Fotomontaje de hoy?

Encuesta del día

Artículos relacionados