thumbnail Hola,

En su país lo miman y lo protegen. Además, se gastan muchos euros en chucherías. ¡Tiene hasta ositos de gominolas!

Cristiano Ronaldo dijo que no era feliz. Y lo hizo un domingo por la noche. Minutos antes de su pataleta, los quioscos habían cerrado. No había gominolas para calmar su ira. Días después se marchó con Portugal. Y allí sí tenía golosinas, chicles, chocolate y hasta sonajero. Y además, se sentía querido. Piruletas y abrazos, gran combinación.

Con su selección ha recuperado la sonrisa. Come ositos de gominola y ladrillos pica-pica cada día. Tras el partido contra Luxemburgo, en el que anotó un gol, invitó a todos sus compañeros a una bolsa de Risquetos. Y es que, CR7 es como un niño pequeño. Hay que mimarlo y atenderlo. Si lo haces, cambiará las lágrimas por sonrisas. De ahí a la pubertad hay un paso. Veremos si Mourinho lo recibe con un bollycao para que el regreso al Real Madrid sea más ameno.

Como siempre, nosotros te presentamos la instantánea y te contamos el guión que hemos preprado para acompañar la fotografía. Ahora es el momento en el que debes unirte y contestar a la siguiente pregunta: ¿Cómo titularías el Fotomontaje de hoy?

Encuesta del día

Artículos relacionados