thumbnail Hola,

INFORME ESPECIAL - El jugador de 32 años sorprendió a todos con su fichaje de última hora por el Bayern de Múnich y analizamos sus motivos para hacerlo

Fue un adió de caballero. Xabi Alonso compareció ante la prensa con elocuencia para tratar de explicar su sorpresivo traspaso al Bayern de Múnich.

Tras ganar la Décima, el centrocampista español alegó falta de motivaciones para continuar en el equipo merengue: "Se necesitan nuevas motivaciones. Tras ganar la Décima las motivaciones se frenaron y no están al nivel que yo quiero".

Extraños motivos. Sobre todo después de haberse perdido la final de Lisboa por sanción y de haber ampliado su contrato dos temporadas más el pasado mes de enero.

Además, Alonso era un jugador clave para Ancelotti, que llegó a decir que tuvo "la suerte de contar con Pirlo en el Milan y ahora con Xabi en el Real Madrid". El propio jugador aseguró que no se trata de falta de confianza por parte del entrenador, "he jugado muchos minutos", tras la llegada de competidores como Toni Kroos.

Así todo, lo cierto es que la prensa española ya presiona por ver jugar a Kroos, así como también a Florentino Pérez le gustaría ver triunfar a su reciente fichaje sobre el terreno de juego, por lo que el tolosarra iba a tener complicado ganarle la batalla al alemán.

El ex del Liverpool ya recibió ofertas del Bayern en el pasado, pero prefirió quedarse en el Real Madrid, donde ahora habla de relajación tras ganar la Décima, aunque parece no decirlo sólo por él mismo.

Ahora, con el regreso del interés del Bayern, Alonso pudo ver como se abrió una puerta de salida que le ofrecía jugar en un equipo y con un entrenador que le aportarán múltiples motivaciones. "Siempre tuve la suerte de trabajar con grandes entrenadores, mi padre fue entrenador y y mi posición de centrocampista requiere de cierto conocimiento táctico", declaró.

Habiendo trabajado ya con Rafa Benitez, José Mourinho, Ancelotti, Luis Aragonés y Vicente del Bosque, Alonso unirá ahora a Pep Guardiola a la lista de grandes entrenadores con los que ha podido trabajar. "He aprendido de todos ellos y seguró aprenderé también muchas cosas con Guardiola", dijo.

Cuando Alonso cuelgue las botas querrá ser entrenador y, si logra llegar a alguno de los grandes de España, seguro sería el Real Madrid, ya que tiene fuertes vínculos con el club y esto le cerraría las puertas de un Barcelona con el que ya ha tenido roces en los últimos Clásicos. Debido a esto, mantener en buen estado las relaciones con Florentino Pérez puede ser vital.

La salida de Alonso fue menos polémica que la de Ángel Di María. Aunque se une a un histórico rival europeo y a una leyenda del Barcelona, el tolosarra lo hizo con clase y elegancia, dejando así abierta una posible puerta de regreso para el futuro. Además de esto, en el Bayern puede demostrar que es tan bueno como Kroos y podrá aprender del que probablemente es el mejor entrenador del momento en un lugar cargado de motivaciones.

Sigue a Ben Hayward en 

Relacionados