thumbnail Hola,

El vasco ha anunciado su retirada de la selección española con la que consiguió dos Eurocopas y una Copa del Mundo

OPINIÓN

Xabi Alonso ya es una nueva leyenda del fútbol español. El jugador de Tolosa cuelga las botas a nivel internacional después de llegar a lo más alto con “La Roja” y de ser fundamental en todos los éxitos que el combinado nacional ha conseguido en el último lustro.

El jugador del Real Madrid se hizo con un hueco en la mejor selección española de la historia sin hacer ruido. Sin el brillo de los Xavi, Iniesta o Villa, el centrocampista vasco se convirtió en un factor clave en la medular haciendo de guardaespaldas de los “pequeños” que brillaban en los tres cuartos de la cancha.

Puede que Alonso no sea tan recordado como Hernández y su MVP de la Euro 2008 o Iniesta y su gol en la minuto 116 de la final del Mundial pero sin lugar a dudas ha sido igual de fundamental que ellos para que “La Roja” inscribiera su nombre con letras doradas en la historia del fútbol mundial.


               Xabi Alonso celebra un gol a Francia en los cuartos de final de la Euro 2012

Como varios jugadores de esta generación ha ganado absolutamente todo y eso no puede ser casualidad. Alonso se retira con 113 partidos como internacional a sus espaldas y habiendo anotado 16 goles, una cifra nada desdeñable para un jugador de su posición y como auténtico especialista del equipo desde el punto de penalti.

Ha jugado ocho torneos internacionales entre las que se cuentan tres Copas del Mundo (2006. 2010 y 2014), tres Eurocopas (2004, 2008 y 2012) y la Copa Confederaciones (2009) siendo esta última la única competición que no ha podido ganar con el combinado nacional. En estas competiciones ha jugado doce partidos tanto en las Copas del Mundo como en el torneo europeo y otros cinco en la Confederaciones.



Con Vicente Del Bosque, el tolosarra se convirtió en el maestro de Sergio Busquets en su compañero de fatigas en el doble pivote. Ese doble pivote se convirtió en la única pieza innegociable para el seleccionador, sabedor de que aportaban el equilibrio que necesitaba su equipo para no romperse en las escasas ocasiones que perdían la pelota e iniciaba el juego del equipo siempre con muchísimo sentido.  Además, Alonso era un llegador de excepción y sus dos goles en la Eurocopa de 2012 pueden atestiguarlo.

Quizás como ha ocurrido con Xavi Hernández o David Villa su participación en la última Copa del Mundo no le ha hecho justicia y debe ser recordado por once años en los que consiguió ser el “guardaespaldas” de la selección, el tipo rudo capaz de apagar cualquier fuego y de moverse como un bailarín con el balón en los píes.

Artículos relacionados