thumbnail Hola,

Andoni Zubizarreta se negó a confirmar o desmentir cualquier intención de fichar al polivalente colombiano pero dejó ver que Alves se quedará

OPINIÓN

El Barcelona parece que no ha cerrado aún el mercado de fichajes que oficialmente concluye el próximo 31 de agosto. El director deportivo Andoni Zubizarreta, durante la presentación de Thomas Vermaelen se mostró muy ambiguo respecto a las intenciones del club para hacerse de los servicios de Juan Cuadrado, lo que sí dejó muy claro es que Dani Alves continuará en el equipo, que no hay ofertas por él y que la charla que Luis Enrique mantuvo con él fue como la que tuvo con todos los demás jugadores que regresaron de vacaciones, pero sin tocar algún tema del futuro.

Si el equipo catalán quiere cerrar de una manera correcta el mercado de fichajes, tendrá que fichar a Juan Cuadrado, sin importar si Dani Alves se queda o se va. La razón principal es que el conjunto culé ahora celebra las llegadas de nuevos compañeros, hasta ahora 6 fichajes, sin embargo si la FIFA ratifica la sanción al Barcelona y el próximo verano no se puede fichar, lo que hoy se está comprando será con lo que se contará para el futuro. Tomando en cuenta que Dani Alves termina contrato en junio de 2015 y que ya tiene 31 años cumplidos, difícilmente se preve una ampliación del contrato y el lateral derecho del equipo sólo quedaría en manos de Martín Montoya.

Parece que Zubizarreta no ha hecho una correcta planificación respecto a las llegadas de los centrales este verano, sin embargo no puede suceder lo mismo con el lateral y se debe contar con un jugador de calidad, que tome el testigo de Dani Alves y le dé vida al equipo por el carril derecho. El candidato favorito es Juan Cuadrado y al parecer es la única opción concreta con la que se cuenta, pero el Barcelona deberá luchar también por despejar a los otros clubes que quieren al polivalente colombiano.

Cuadrado podría ser la guinda de este verano, un mercado estival que se ha visto marcado por muchos movimientos en el Club, tanto por las llegadas como las salidas. La polémica no ha estado ausente por el fichaje de Suárez, el mejor nueve del mundo, pero con tendencia a dar mordiscos y por el excesivo precio que se pagó por Mathieu. Pero la afición culé no quiere que el Barcelona escatime recursos para traer a Cuadrado, un jugador de moda, con un gran desempeño mundialista y con un futuro muy prometedor.

La historia de fichajes del Barcelona sin duda no ha terminado en Can Barça.

 

Artículos relacionados