thumbnail Hola,

El filial blanco jugará en Segunda B la próxima temporada, toda vez será el Mirandés quien ocupe la plaza del Real Murcia. Es momento de rendir en los despachos con los fichajes

OPINIÓN

No pudo ser. En el seno del Real Madrid, y especialmente en el filial blanco, albergaban esperanzas de que la temporada que viene pudieran jugar de nuevo en Segunda División tras descender en los terrenos de juego el pasado mes de junio. Pero esta vez desde los despachos no llegaron buenas noticias. Sí terminó descendiendo administrativamente el Real Murcia, pero no lo hizo así el Racing de Santander, con el Mirandés cumpliendo los requisitos legales para heredar la plaza pimentonera en la Liga Adelante. Debían cumplirse dos de estas tres condiciones para que el Castilla pudiera celebrar un ascenso en agosto, pero nunca llegó a resolverse satisfactoriamente la ecuación. El filial blanco tendrá que jugar finalmente en Segunda B esta próxima campaña en ciernes.

Más presión para el filial blanco en general, y para Zinedine Zidane y Ramón Martínez en particular. Especialmente, para este último, máximo responsable de La Fábrica, después de demostrarse insuficiente la composición que hizo de la plantilla del Castilla para el curso pasado. El técnico francés, al fin y al cabo, está viviendo su primera temporada desde los banquillos, y en una categoría de una dureza extrema como la Segunda B. Un ascenso sería el debut soñado, cómo no, pero antes de situar a Zidane bajo los focos, hay otros que deben responder a las responsabilidades que hay puestas sobre sus hombros. Sólo entonces, el 1 de septiembre, se podrá juzgar si el Castilla y Zidane tienen o no la obligación de ascender de nuevo a Segunda. O mejor dicho -porque la obligación siempre la tiene-, si hay posibilidades reales o no.

En el Real Madrid estaban esperando a este 7 de agosto para terminar de apuntalar las entradas y salidas en el Castilla, dependiendo de la categoría donde militasen la próxima temporada. Tienen algo más de tres semanas para ello. Tiempo suficiente. No precisamente porque el calendario del fútbol español así lo facilite -porque es irracional que a horas del inicio de la temporada estén los clubes en ascuas-, sino porque hacía un año ya que se veía venir que el Castilla terminaría jugando en Segunda B este curso 2014-15.

 

Get Adobe Flash player

 

Artículos relacionados