thumbnail Hola,

Los dos delanteros han regresado tras sus vacaciones y echado manos a la obra para ponerse a tono y comenzar la temporada de la mejor manera

OPINIÓN

Lionel Messi y Neymar no pueden presumir de una buena temporada 2013-14 ni tampoco de un buen resultado mundialista, pero a menos de 20 días para que comience la Liga, los dos internacionales han vuelto a Can Barça y se les ha visto con energías renovadas. La ilusión de un nuevo proyecto, un nuevo entrenador, compañeros nuevos y la recuperación de los títulos es notoria, todos los jugadores hablan de ello.

El delantero argentino desea dar carpetazo a su mal desempeño de la pasada campaña en la que se le criticó por no correr en algunos partidos y la dureza de las críticas le hizo sombra hasta en Brasil, por lo que repetir una mala temporada haría que esos rumores sobre su carrera en picada se convirtieran en una realidad. Messi no sabe perder, perdió mucho hace pocos meses y no quiere repetirlo. Ayer se le vio sonriente, cómodo de volver a casa, a pesar de que está por enfrentar un juicio por supuesto fraude fiscal que le podría acarrear más problemas personales.

En el Barcelona intentarán apoyar en todo lo posible a Messi y su padre, porque desean que vuelva a ser el mismo de antes, le necesitan si quieren volver a aspirar a todo y para ello lo requieren en el mejor estado físico y anímico. Pero lo mismo sucede con Neymar quien es más fácil de motivar por su carácter y su juventud, pero su padre también tendrá que declarar ante el juez sobre su fichaje y eso preocupa al delantero brasileño quien también quiere de una vez dar el salto en Europa y convertirse en una pieza clave.

Esto es lo que necesita Luis Enrique de sus dos delanteros estrellas, que sean claves en estre proyecto. Messi ya tiene experiencia y para él las cosas no son del todo ajenas, pero Neymar vivirá su segunda temporada y en teoría deberá sentirse mucho más cómodo en el terreno de juego y desplegar un mejor fútbol pero además también deberá demostrar una mejor potencia física y no dejarse caer tan fácilmente, algo que cansó en la temporada pasada.

El buen funcionamiento del equipo, así como el de Messi y Neymar ayudará también a Luis Suárez para acoplarse al equipo y al terreno de juego cuando esté de regreso, lo cual puede ser antes de lo previsto si el TAS decide rebajar su sanción este viernes.  

Relacionados