thumbnail Hola,

Nuestro columnista cree que la continuidad del centrocampista es una gran noticia para el nuevo proyecto culé

Edu Polo
 Goal.com
Síguelo en
 
Periodista, FC Barcelona, Cadena SER

Excepto su madre, que se resistía a verle fuera del Camp Nou, todos los demás dábamos por hecha la salida de Xavi Hernández. Incluso él mismo regresó del Mundial de Brasil convencido de que su etapa como jugador del FC Barcelona había finalizado. La historia ha tenido un final inesperado, ya que Xavi seguirá en el Barça como mínimo una temporada más y Luis Enrique tendrá así un apoyo importantísimo en el vestuario en su debut como técnico en el Camp Nou.

Los que acusan a Xavi de pesetero y creen que todo ha sido una cuestión económica, ni le conocen ni han hablado con él en todos estos meses de incertidumbre sobre su futuro. A finales de la temporada pasada, el medio azulgrana empezó a dudar sobre su continuidad, pese a tener firmados dos años más con unas cantidades económicas que difícilmente le pagarán ni en Qatar ni en Estados Unidos. Si fuera por dinero, lo más fácil era quedarse en el Barça hasta 2016 cobrando un dineral. Pero la decisión de marcharse no la tomó por cuestiones económicas. Fue un año complicado, en el que acabó perdiendo la confianza del Tata Martino y en la que se fue mermando poco a poco la ilusión y la motivación por seguir compitiendo al máximo nivel tras 17 temporadas en el primer equipo.

Fue en ese momento cuando Xavi decidió que quizás lo mejor para él y para el Barça era seguir sus caminos por separado. Esa falta de motivación coincidió con la llegada de la oferta qatarí, que le garantizaba una vida mucho más tranquila e iniciar su futura carrera como entrenador, lo que le acabó de convencer. Entendió que el club apostaba por un proyecto nuevo y que era el momento de dejar paso a la juventud y que el cambio fuera total. Luis Enrique, con el que tiene una gran relación y con el que ha estado en contacto permanente, trató de convencerle en todo momento de que se quedara, aunque dejó la decisión en manos del jugador.

Al final, la oferta de Qatar no cristalizó y Luis Enrique convenció a Xavi, igual que había hecho antes con Mascherano. El asturiano logró recuperar esa ilusión y motivación que parecía perdida y consiguió así el mejor fichaje para su proyecto. Con Xavi en el vestuario, el entrenador tiene garantizada su extensión sobre el terreno de juego y el mejor enlace posible entre el cuerpo técnico y el grupo. La continuidad de Xavi es clave por lo que aporta al grupo pero también por sus cualidades futbolísticas, ya que aún tiene mucho fútbol en sus botas y su presencia en la plantilla es la mejor garantía para dar continuidad al estilo inconfundible del Barça en las últimas temporadas. Y si se queda es para competir, para luchar por un puesto y para ayudar al equipo a volver a reinar.

Si la oferta de Qatar hubiera sido lo que parecía, es posible que Xavi al finalizar el Mundial se hubiera desvinculado del Barça. Pero el destino ha querido que finamente se quedara y que su madre volviera a salirse con la suya, como cuando frenó su salida al Milan en el año 2000. Entonces la apuesta de Maria Mercè fue la buena y estoy convencido de que esta vez ha vuelto a acertar. Su continuidad es la mejor noticia posible para el propio Xavi, para Luis Enrique y especialmente para el Barça.

Relacionados