thumbnail Hola,

El Barça atraviesa un proceso de renovación donde llegan jugadores que son figuras pero desconocen la filosofía del club. La cantera parece haber quedado en el olvido

OPINIÓN
Barcelona y Real Madrid siempre han marcado diferencias entre sí. Por eso, más allá de que ambos clubes tengan suficiente dinero para gastar en cada mercado y de que cada jugada de marketing que realizan está destinada prácticamente a lo mismo -ganar dinero-, casi nunca hubo puntos en común en la filosofía de Merengues y Culés.

Y es esa misma diferencia la que hace algunos años reflejaban los planteles de ambos equipos. Uno lleno de figuras y de nombres rutilantes que llegaban desde todos los lugares del mundo para triunfar, en algunos casos, o fracasar, en muchos otros. Y en la otra vereda, un equipo distinto, con jugadores más jóvenes, salidos de la cantera y donde la suma experiencia era vital para continuar con el proceso, lo cual no quiere decir que faltaran las estrellas.

Sin embargo, las situaciones parecen haber cambiado y en este fútbol donde también es vital el negocio, las prioridades son otras. Real Madrid sigue buscando jugadores, por más que le sobren, mientras Barcelona parece estar adaptándose a lo mismo.

Tras la llegada de Luis Enrique y el recambio generacional, obvio y necesario en el club blaugrana, son pocos los jugadores de la Masía que serán titulares en la próxima temporada. Cesc Fábregas, que no contaba con espacio, volvió a Inglaterra, donde tras su paso por las divisiones menores catalanas tuvo un debut exitoso; Víctor Valdés busca equipo pese a estar lesionado y no se sabe bien dónde terminará; Puyol que fue estandarte de la defensa, dejó su puesto para los más jóvenes, pero apareció Mathieu para reemplazarlo; y en el ataque, Neymar y Luis Suárez ocupan el lugar que estaba destinado a Pedro o Bojan, que ya es del Stoke.

Entonces de un equipo casi completamente formado por jugadores que venían desde abajo, que ya conocían la institución y donde la formación de la misma se notaba en cada uno, ahora se pretende dar un paso "adelante", que le puede costar al club la pérdida de talentos irrecuperables.

La nueva formación de Barcelona, según algunas especulaciones y con las incorporaciones que hasta ahora han llegado sería la siguiente: Claudio Bravo; Jordi Alba, Mathieu, Gerrard Piqué, Dani Alves; Rakitic, Busquets, Iniesta; Neymar, Messi, Suárez.

Siete de los once jugadores han llegado al club por grandes cifras de dinero y, aunque se dejara esto de lado, de ellos ninguno atravesó el mismo proceso que Busquets, Piqué, Messi o Iniesta, lo cual deja en claro el cambio que se ha dado. La Masía, esa cantera que formó genios, parece estar quedando olvidada en la necesidad urgente de títulos y triunfos económicos.

Mientras tanto, la política, que tantas veces fue criticada y que es difícil obviar a la hora de hablar del 'Fair Play Financiero', se apodera de otro equipo. Asimismo, jugadores que fueron promesa, como Thiago Alcántara, Cuenca, Bojan o Tello han pasado a otros equipos y tienen que pelear aún más duro para triunfar en un fútbol donde por momentos es más importante el nombre de la camiseta.



Artículos relacionados