thumbnail Hola,

El Barcelona se llevó el premio gordo de los fichajes por segundo año consecutivo, lo que provocó que Florentino Pérez recurriera a las compras de pánico y pagara una millonada ...

OPINIÓN

James Rodríguez es el último fichaje del Real Madrid de Florentino Pérez y decirle 'flamante' podría ser exagerado, porque aunque el joven colombiano es una grata revelación de la Copa del Mundo y dejó imágenes irrepetibles, hoy por hoy no es un jugador consagrado, es un futbolista promesa que en un futuro podrá estar dentro del Top 5 de los mejores futbolistas del mundo, claro siempre y cuando continúe con esa carrera que parece comienza a despegar.

¿Por qué el Real Madrid sorprendió con ese imprevisto fichaje?, porque el terror de Florentino Pérez por ver cómo se le escapó Neymar hace un año y ahora ver cómo otro de sus pretendidos, Luis Suárez también se le escapó, hizo que el presidente merengue entrara en pánico y antes de que las críticas por su dificultad para fichar estrellas se hiciera evidente, o más evidente de lo que ya es, Florentino Pérez se animó a gastar una millonada, en el jugador que hoy está de moda, pero que aún no demuestra que vale 80 millones de euros.

Gusto debe de darle al Barcelona por ver cómo su acérrimo rival se gasta los millones con tal de seguirle los pasos e intentar meterse también en la fiesta de los fichajes. El Santiago Bernabéu celebrará con bombo y platillo la llegada de James, aunque de entrada no sepan ni dónde lo va a colocar en el 11 de Ancelotti. Florentino Pérez quiere dar gusto a sus aficionados merengues, pero hay muchos madridistas que sí se cuestionan la llegada del colombiano, su costo y lo poco que ha demostrado, repito una vez más, porque no está consolidado.

El Mónaco ha sido más listo que Florentino Pérez porque se ha aprovechado de su necesidad y le ha sacado 80 millones de euros, casi lo mismo que le costó Luis Suárez al Barcelona (81), con la diferencia de que el uruguayo ya tiene experiencia en altas competiciones europeas y su registro goleador es mucho más amplio que el del colombiano. El problema de fichar a jugadores así tan de prisa por una cantidad tan bárbara, es que el Real Madrid una vez más abre el grifo a los fichajes y ahora cualquiera querrá venderle jugadores a precios exagerados que tendrá que pagar porque ya demostró que tiene con qué y al parecer no le importa derrochar, al menos no por ahora.

Al Barcelona le conviene que el Real Madrid siga gastando, porque en algún momento no tendrá ya los recursos para hacerlo, como parte de los ciclos, los culés ya pasaron por eso y este verano se han recuperado en ese tema. ¿Acaso Florentino Pérez estará dispuesto a pagar mucho más de 100 millones de euros cada verano? Aún no está claro y para algunos resulta insultante ver tal despilfarro de dinero cada verano, apenas por una Champions League en una década.

 

Relacionados