thumbnail Hola,

Premiado inmerecidamente con el Balón de Oro, el 10 de la Albiceleste decepcionó con su pobre rendimiento en los partidos finales de la Copa del Mundo

D10S sólo hay uno, y su nombre es Diego Armando. En el partido más importante de su vida –reconocido así por él mismo–, Lionel Messi decepcionó con una muy pobre actuación ante Alemania, pese a lo cual la FIFA lo recompensó con el Balón de Oro de la Copa del Mundo Brasil 2014.

Messi no fue Messi. Tuvo la oportunidad de poner en ventaja a Argentina recién comenzado el segundo tiempo, pero su disparo se fue apenas desviado del marco de Manuel Neuer. Desde entonces, apenas se le vio en una bonita jugada por el centro que terminó siendo bien controlada por la zaga teutona. El resto del tiempo, Leo caminó por el campo sin un propósito concreto, aislado por momentos del resto del equipo, impotente ante la buena marca e intensidad del conjunto teutón.

Messi no fue Messi en Maracaná, pero tampoco lo fue ante Bélgica ni ante Holanda, partidos definidos por el instinto goleador de Gonzalo Higuaín el primero y por la entrega de Javier Mascherano y la solidez de Sergio Romero en los penales el segundo.

Messi apenas fue Messi por momentos en los duelos contra Bosnia & Herzegovina, Irán, Nigeria y Suiza, en los que algunos destellos de su enorme talento fueron suficientes para sacar adelante a una Argentina que sufrió en demasía para superar a rivales de menor nivel.

Pero unos cuantos destellos y cuatro goles –todos en la fase de grupos– se quedan muy cortos de lo que se debe exigir al mejor jugador del mundo y, para muchos, uno de los mejores de la historia. Mucho se habló de que Messi podría superar a Maradona con un título en Brasil, pero lo cierto es que Leo no pudo acercarse a las gestas de Diego en México 1986 e Italia 1990.

Flaco favor le ha hecho la FIFA al argentino al concederle el Balón de Oro ante candidatos que brillaron con mayor consistencia como el colombiano James Rodríguez, el alemán Thomas Müller o el holandés Arjen Robben. Messi es el jugador más talentoso de esta generación, pero no lo demostró en Brasil 2014, en contraste con el otro mítico 10 de la Albiceleste.

Messi no fue Messi, y mucho menos pudo ser Diego Armando Maradona.

Relacionados