thumbnail Hola,

La llegada del charrúa amenaza con disminuir las estadísticas de los otros dos cracks del FC Barcelona

OPINIÓN

A falta de confirmación oficial, Luis Suárez será jugador del FC Barcelona para la temporada que en breve comienza. Un fichaje capital, sólo al alcance de unos cuantos equipos en Europa. Uno de esos jugadores que nunca sobra, aunque ya tengas arriba a Messi y Neymar. Luis Suárez llegará a Barcelona y sumará mucho al equipo de Luis Enrique, pero en todo esto, y como en casi todo, hay un pero... La llegada de Luis Suárez repercutirá negativamente en las estadísticas de los otros dos cracks del conjunto blaugrana.

En condiciones normales, Luis Suárez debe asegurar una razonable cifra de goles, aunque seguramente lejos de los que hacía en Liverpool debido a la tremenda competencia que va a tener en Barcelona. Seguramente en conjunto al Barcelona le vaya bien, pero habría que ver como los jugadores afrontan esos bajones en los números y como repercute en el ego de cada uno.

Ya en el pasado se habló de que Messi no estaba contento con Ibrahimovic primero y con Villa después, algo que nadie pudo probar y se quedó en simple rumorología. Pero, ¿y si fuese verdad aquello? ¿Cómo recibiría Messi la llegada de un delantero que le vaya a quitar protagonismo? ¿Cómo le sentaría también a Neymar? Incluso hay otros dos jugadores que serían los más perjudicado de todos, viendo sus minutos reducidos casi al mínimo; Gerard Deulofeu y Pedro Rodríguez.

Otro problema que se le podría presentar a Luis Enrique es ver que jugador ocuparía la banda derecha en la línea de ataque de tres. Neymar se ha visto que nunca ha rendido bien en esa posición, y eso que Martino lo utilizó varias veces ahí la temporada pasada. Messi debe ocupar la parte central y canalizar el juego del equipo. ¿Luis Suárez? El uruguayo también arranca mejor desde la izquierda para salir hacia el lado bueno y poder disparar a puerta.

La conclusión es que a pesar de ser un grandísimo jugador, la llegada de Luis Suárez podría presentar problemas dentro de un vestuario en el que los egos están a la orden del día. La única forma de comprobarlo será con el devenir de los acontecimientos cuando el del Liverpool comience su aventura en azulgrana.

Artículos relacionados