thumbnail Hola,

El portero argentino también emigra a la Premier League y sigue bajando el nivel de la clase media del fútbol español

OPINIÓN

El mercado de fichajes sigue su curso y la Liga BBVA, la que muchos se atreven a calificar como la mejor del mundo sigue devaluando su nivel día tras día. Ayer nos dejaba Juan Bernat que pone rumbo a la Bundesliga y hoy lo hace Willy Caballero con el Manchester City como destino. Ni siquiera la centenaria filosofía del Athletic pudo retener en España a Ander Herrera.

Los dos gigantes del fútbol español, Madrid y Barcelona, siguen engordando sus carteras y sus plantillas con jugadores que muchas veces no son prioritarios para sus equipos mientras ven cómo sus compañeros de campeonato se ven obligados a vender a sus mejores piezas a equipos extranjeros.



Málaga, Valencia o Sevilla se han tenido que desprender de algunos de los puntales de sus plantillas mientras que el Barcelona sigue calculando cuánto va a pagar por Luis Suárez. Los repartos de los beneficios que genera la difusión que genera el campeonato siguen siendo tan favorables a los grandes que a la clase media y la burguesía del campeonato español le sigue resultando imposible mantener a sus estrellas.

Ni siquiera el Atlético de Madrid tras haber ganando la Liga ha sido capaz de evitar la evasión de sus grandes estrellas hacia otros campeonatos en los que se les prometen unos ingresos que ellos no pueden alcanzar por culpa del abuso de las dos multinacionales que dominan el fútbol español.

Diego Pablo Simeone ha sido el único hombre capaz de acabar con la Liga de dos pero su proeza no ha cambiado el panorama de un campeonato asfixiado por la codicia de dos clubes que quieren ganarlo todo tanto para sus vitrinas como para sus cuentas corrientes.

Artículos relacionados