thumbnail Hola,

Tras el fichaje de Neymar y el posible traspaso del uruguayo, el conjunto azulgrana recuerda a la época en la que el Real Madrid se hacía con un 'galáctico' por año

OPINIÓN

Algo ha cambiado en el Barcelona. Un equipo que siempre ha presumido de valores, humildad, y la cantera por encima de la cartera. No soy nadie para decir si se han perdido o no los valores, o si alguna vez se ha tenido humildad, pero sí es un hecho que la cantera ya no está por encima de la cartera, ni mucho menos.

El Barcelona más exitoso de la historia contó con tres pilares fundamentales criados en La Masía: Lionel Messi, Andrés Iniesta y Xavi Hernández. Si nada lo impide, uno de esos pilares se marchará este verano. Pedro Rodríguez, Sergio Busquets, Carles Puyol, Gerard Piqué y Víctor Valdés eran otros de los titulares de ese equipo, que sólo se reforzaba con un par de jugadores necesarios, como fue el caso de David Villa y Javier Mascherano. Pero ahora ya no es así, ahora vuelve a surgir la necesidad del ‘galáctico’ anual.

Hubo una época en que los galácticos estaban en otra parte. Con la llegada de Florentino Pérez al Real Madrid, nació la costumbre de realizar un fichaje récord año tras año. Luis Figo, Zinadine Zidane, Ronaldo, David Beckham, Michael Owen... Todos estos jugadores llegaron año tras año, con un gasto descomunal por parte del conjunto blanco. Un gasto que no se vio recompensado en el campo, y es que el Madrid de los galácticos no deslumbró al mundo con sus títulos y mucho menos con su juego.

La facilidad con la que el Barcelona ha dejado marchar a símbolos del club como Pep Guardiola, Carles Puyol, Cesc Fàbregas y quizás Xavi Hernández, recuerda a la facilidad con la que Florentino dejó escapar a Vicente del Bosque, Fernando Hierro, Makelele y compañía. Luego lo lamentaron, ¿lo lamentarán los culés?

Hasta la llegada de Zlatan Ibrahimovic en el 2009, el fichaje más caro de la historia de los azulgrana había sido Marc Overmars, por 39 millones de euros. El Barcelona, históricamente, no es un club derrochador, pero esto está empezando a cambiar. La pasada temporada, llegó Neymar por aún no sabe nadie cuánto dinero, pero se calcula que más de 100 millones. Ahora, Andoni Zubizarreta no pestañeará a la hora de poner 88 millones sobre la mesa por Luis Suárez, un jugador que no podrá jugar hasta octubre.

Parece que el Barcelona, de la mano de una directiva ‘brillante’, se está ‘aflorentinando’. Llegaron al club criticando la labor económica que la anterior junta había hecho, asegurando que Joan Laporta y compañía habían dejado a la institución casi en la ruina, pero que tranquilos, ahí llegaban ellos para salvar a todo el barcelonismo. Pues la verdad, es que casi ningún aficionado culé sabe muy bien cómo está la economía del club, pero lo que sí que sabe es que no ha habido reparos en meterse en un proyecto multimillonario para remodelar el Camp Nou; sí sabe que los 57 millones que dijeron pagar por Neymar, al final no eran tan pocos; y sí sabe que ahora, otra vez, se va a realizar un fichaje ‘récord’.

Igual el aficionado azulgrana debe empezar a olvidarse de sacar pecho por la cantera, de no gastar un duro, igual ya no puede decir más eso de “Con la ayuda de Bankia cualquiera”, o aquello otro de “el fichaje de Gareth Bale no es ético”. Igual el aficionado azulgrana debe dejar de mirar lo que gasta o deja de gastar el rival, y empezar a preocuparse en lo suyo. Igual es que ya no somos tan pobres. Igual, “no estamos tan mal”.

Relacionados