thumbnail Hola,

El deseo de parte de la directiva madridista es cambiar de porteros. El ex del Barcelona sería un acierto en muchos apartados

OPINIÓN

El futuro tanto de Iker Casillas como Diego López podría estar lejos del Real Madrid. La incómoda situación vivida este año en la portería blanca, con una alternancia que ni ha satisfecho a los protagonistas ni ha terminado de convencer al vestuario, no puede compensarse con los títulos conseguidos.

El debate surgido en una dividida grada del Santiago Bernabéu, junto al rápido desgaste vivido por Casillas, demostrado en el Mundial, como la presión ejercida sobre Diego López, por parte de un sector de la hinchada y de la prensa madrileña, han reducido la capacidad de sendos cancerberos, quienes han realizado un gran servicio a la entidad pero que no pasan por su mejor momento, además de tener el lastre de la edad.

Son ya muchas las voces que hablan de la venta de no sólo de alguno de los actuales porteros, sino de ambos. El plan que se pergeña en Chamartín es el de pasar página, apartando los sentimentalismos, y colocar dos nuevos cancerberos. En la nómina que se rumorea aparecen nombres como el de Kiko Casilla, quien regresaría a su casa deportiva, o el de Keylor Navas, revalorizado tras la extraordinaria exhibición de Costa Rica en el Mundial. Un listado de porteros al que bien se podría sumar Víctor Valdés. ¿Y por qué no?

El ex portero del Barcelona se encuentra ahora mismo sin club tras la negativa del Mónaco a contratarle por culpa de la lesión que arrastra desde marzo. No sería el primer caso de un futbolista descartado por una entidad y que termina en otra, ni el primer jugador culé que coge el puente aéreo para defender el escudo del eterno rival.

A Florentino Pérez le encantan los retos, le gusta sorprender en el mercado con contrataciones inesperadas. Es cierto que no sería un fichaje de fácil digestión, ni en la Ciudad Condal ni en Chamartín, pero si fructificara, las paradas y la seguridad que ofrecen el meta de Hospitalet y el morbo de tenerle de merengue serían el primer triunfo de la próxima temporada. Y Florentino lo sabe.

Artículos relacionados