thumbnail Hola,

Francia bate a Nigeria tras la entrada del ala de la Real Sociedad y el gol del medio de la Juventus. En 2010, los bleus sumaron un punto, y ya están entre los 8 mejores de Brasil

OPINIÓN

Francia ya está en los cuartos de final del Mundial. Nigeria le plantó cara, le miró a los ojos directamente durante muchos minutos, pero acabó claudicando en la última fase del encuentro, víctima del cansancio y de un estrepitoso error de su portero Vincent Enyeama. Irónicamente, el cancerbero de Las Águilas Verdes estaba siendo el héroe del partido, con varias intervenciones de mucho mérito –especialmente una ante Karim Benzema-, pero una mala salida en un córner le hizo descender automáticamente al averno mundialista. Guardametas como Keylor Navas, ‘Memo’ Ochoa, Julio César o David Ospina han dado ya victorias a sus respectivos equipos en Brasil, y en este caso, Enyeama también valió un triunfo, pero para Francia.

Ganaron los galos como los equipos grandes, a todo esto. No por el error concreto del meta nigeriano, sino porque parecieron saber contener el partido mientras así gustaron, para rematarlo en un sprint final de campeón. Y es que justo antes del primer gol de Paul Pogba, los ‘bleus’ ya habían tenido algunas buenas oportunidades de marcar de forma consecutiva. Y las siguieron teniendo desde ahí hasta el final del partido. Fue el gol del ‘pluripretendido’ mediocampista de la Juventus el que despertó a Francia en el marcador, después de que sobre el césped lo hubiera hecho unos minutos antes la salida de Antonie Griezmann.

El extremo de la Real Sociedad dio oxígeno a los galos en banda, favoreciendo además la ruptura de ese binomio Benzema-Olivier Giroud que parece inmiscible. Por el ariete del Arsenal, claro, no por el del Real Madrid. La presencia de Giroud obliga a Benzema a ladearse hacia un costado, con lo que al final acaba perdiendo el equipo: Benzema es mejor delantero que Giroud, y Benzema de delantero es mejor que de falso extremo. La ecuación no da pie a otra solución. Didier Deschamps se convenció a tiempo, y Francia acabó resolviendo.

Ahora a los gallos les espera Alemania o Argelia en los cuartos de final, pero sea como fuere, ya pueden presumir de estar entre las ocho mejores selecciones de Brasil. Un éxito si se compara con el bochornoso último Mundial. Han sabido reconstruirse de sus propias cenizas, cual Ave Fénix. Con un nuevo estilo, y una nueva hornada de jugadores, primero Laurent Blanc y ahora Didier Deschamps han sabido aportar la estabilidad y continuidad necesaria. El gigante dormido está despierto de nuevo. La selección española, que tiene ya una crisis abierta, debería tomar ejemplo en algunos factores que en estos cuatro años han aupado a sus vecinos franceses. Los cuartos de final podrían ser su tope en esta competición de quedar encuadrados con la poderosa Alemania, pero visto lo visto, Francia ya sale ganando de este Mundial. Todo lo que venga de más, será ya un éxito sin dudas.



Artículos relacionados