thumbnail Hola,

El internacional argentino estaría en la órbita del equipo azulgrana; el jugador del Sporting (POR) dijo que le "encantaría" ir al Camp Nou; no ha hecho nada para semejante premio

OPINIÓN
Argentina 1-0 Bosnia. Minuto 51, atacan los europeos. Al rescate llega Marcos Rojo y aborta el peligro con la jugada más extraña que ha mostrado el Mundial hasta aquí. Un despeje de rabona del que habla el planeta. Un recurso poco ortodoxo pero efectivo. Un riesgo que jugó con los corazones albicelestes, pero que puso al futbolista en boca de todos. Tanto, que hoy se habla de su posible fichaje por el F.C. Barcelona.

No dudó Rojo en hacerse eco de esta posibilidad. "Me encantaría jugar en el Barça", soltó en las últimas horas, quizás sin poder creer lo que estaba diciendo. Desde lo deportivo, sería un milagro que el club catalán se haga con sus servicios. Nada ha demostrado en Europa el internacional argentino para ser tenido en cuenta por uno de los más grandes clubes del continente. Al menos no lo hizo en una liga de primer nivel. Tampoco lo había hecho Neymar antes de llegar al Camp Nou procedente del Santos, pero Rojo no es Neymar.

No debería el Barcelona darse el lujo de gastar 10 millones de euros en la contratación del exEstudiantes de La Plata, actualmente en el Sporting de Lisboa. Luis Enrique, para el lateral izquierdo, ya cuenta por lo menos con Jordi Alba y Adriano. Y si va a fichar, debería mirar hacia otro lado. En Valencia, por ejemplo, Jeremy Mathieu es una opción más cara pero mucho más fiable (la cláusula del francés asciende a 20 millones), pues ha demostrado estar a la altura de un grande de España.

¿Cómo llegó el nombre de Marcos Rojo a Barcelona? Más de uno creerá que por operaciones de prensa, o por un gran trabajo de su agente. No hay que ser malpensados, al fin y al cabo es el hombre de la rabona defensiva. Eso sí, posiblemente él tampoco sepa la respuesta.