thumbnail Hola,

Croacia le planteó un partido inteligente, con Olic complicando a Dani Alves. Un bajo Paulinho y un gran Neymar, claves para lo que se viene. Arrancó el Mundial...

Los croatas siempre me gustaron por eso: son criteriosos pero con carácter. No se quedan en su calidad, tienen fuego sagrado y no les gusta perder. Kovac apostó fuerte, nada de traicionarse ante el local. Jugar de igual a igual, con un estilo sorpresivo. Del medio hacia arriba, todos volantes ofensivos y delanteros rápidos presionando para recuperar el balón y, después, agredir en velocidad. Mucho esfuerzo, gran sacrificio de futbolistas que no están acostumbrados a marcar. Se les vio en el primer gol de Neymar.

Cuatro exquisitos intentando recuperar el balón, pero no sienten el rigor del quite. Oscar pasó y Neymar hizo el resto. Remate débil pero sorpresivo, después reconocería que le pegó mal, justo al palo. Pletikosa no terminó de achicar, era un pasito más adelante, y su estirada quedó corta. Era el 1 a 1. Grito de gol que pareció un tanto que servía para ganar una Copa, no para comenzarla. Grito para liberar tensiones y desatar el nudo croata. Neymar y Oscar contra todos, mientras Paulinho, Hulk y Dani Alves llenaban de dudas a Felipao.

Brasil sin ideas, nervioso, nunca supo qué hacer con la pelota. Empujando como le corresponde por su historia y su localía, ante la falta de juego, pero incapaz de sentir el balón en los pies. Paulinho es necesario. Clave en el corazón del campo. Contagia al resto, aunque si juega como ayer, será un problema grave para Brasil. El bajo rendimiento de Hulk no sorprende, por algo tiene condiciones para ser mejor y no lo es. Va y viene. A veces, él surge y Oscar se apaga.

Ambos son intermitentes. Y Dani Alves sufrió el partido. No pesó en ataque y quedó en evidencia ante cada ataque croata. Olic fue su dolor de cabeza. Lo presionó, lo marcó, lo encaró y le ganó. Ahí, Kovac vio algo. Incluso, tiró varios centros que descontrolaron a los brasileños. ¿Quién y cómo los sacaba? Olic remató centros bajos al corazón del área. Para los centrales fueron mazazos, y los marcadores de punta no cerraron bien. Así fue el gol, Marcelo se llevó la pelota puesta. Acierto del entrenador croata.

Brasil no estaba para ganar el partido. No había forma. Hasta que el fallo arbitral le acomodó las cosas. Neymar convirtió otro gol, el japonés del silbato saldó sus deudas del pasado y Oscar sorprendió con una definición maravillosa a Pletikosa. Exagerado 3 a 1. Nada se puede explicar desde este resultado.

Croacia nos volvió a mostrar al viejo Olic y nos recordó que lleva magia y coraje en la sangre. Va a dar gusto verlo de nuevo. Brasil ganó sin jugar bien. Ganó, que no es poco. Aunque, si quiere hacer historia en su Mundial, deberá empezar de nuevo. Ajustar detalles, imponerse, e ir generando confianza ante los más débiles del grupo (México y Camerún) para llegar fuerte a la próxima ronda.

Neymar ya lleva dos goles. Puede ser goleador en la Copa de las Copas, como le dice la Presidenta Dilma. Pero las bases deben estar fuertes. Dani Alves y Paulinho, sobre todo, no durarán mucho entre los once con el rendimiento de este partido. Felipao no anda con vueltas. Muchas dudas, pero victoria al fin y tres puntos. Un 3 a 1 a favor con un fútbol inexpresivo, nada mal para empezar teniendo en cuenta el bajo rendimiento. Habrá que ver si enfrente volverán a animarse como lo hizo Olic. O como lo planificó Kovac. Con atrevimiento, nada de entregarse ante el poderío brasileño.

Buen comienzo del Mundial 2014. Estaremos aquí para vivirlo a pleno.
Los espero!


Relacionados