thumbnail Hola,

El conjunto blanco debería contratar a futbolistas con menor cartel mediático para sumar en una temporada que apunta larga

OPINIÓN

La próxima temporada del Real Madrid va a ser muy exigente. La conquista de la Champions League implica luchar por dos trofeos extras. Un aliciente que a la vez es un inconveniente para el equipo de Chamartín.

La Supercopa de Europa, que se celebrará en agosto, y la Copa Mundial de Clubes, prevista para diciembre, implican programar la campaña de otro modo. A ello hay que sumar que gran parte de la plantilla vendrá desfogada del Mundial, con el tiempo justo para haber descansado.

Desde hace un tiempo los fichajes en el Santiago Bernabéu caen con cuentagotas. En poca cantidad y con mucha aparente calidad -gracias a la repercusión mediática-, incluyendo un elevado precio. Esta política se lleva viviendo un cierto tiempo en el Real Madrid, sobre todo desde la llegada de Florentino Pérez. Aunque este podría ser el año del cambio para recuperar parte de la esencia del club.

Dejando aparte el tema de la cantera, la cual ha sido siempre más exportable que importable, los blancos se caracterizaron durante un tiempo por tener vista a la hora de fichar jugadores con menos cartel pero con un resultado deportivo extraordinario. Secundarios que adquirían la categoría de actores principales. Roberto Carlos o Fernando Hierro encajan como buenos ejemplos de esta política.

El curso 2014-15 debería ser el idóneo para que se pusiera en marcha esa vieja maquinaria de ojeadores. Va a ser un año largo y Carlo Ancelotti necesitará contar con el mayor número de unidades disponibles.

Artículos relacionados