thumbnail Hola,

No existe la posibilidad de que el ariete salga bien parado del torneo. Culés, argentinos y aficionados al fútbol en general tendrán razones para criticarle tras el campeonato

OPINIÓN

El Mundial de Brasil es el escaparate ideal para selecciones como Bélgica, Japón o Uruguay para ganarse el reconocido respeto que ansían lograr en el fútbol mundial. La cita mundialista es el objetivo de todo futbolista aunque no todos ellos la afrontan con la misma presión sobre sus espaldas. Argentina tiene el deber, más bien la obligación, de resarcirse del fracaso de 2010 en Sudáfrica pero todas las miradas las copará un solo jugador, Lionel Messi. El delantero es la referencia y la esperanza de todo el combinado y el país en general para poder sacar al equipo del pozo en el que está sumido. Con todo, el culé no saldrá beneficiado del torneo ocurra lo que ocurra.

Vamos a ponernos en situación. Mundial 2010, Messi aspira a ser la estrella del campeonato tras demostrar su valía en el FC Barcelona. Se consagra como el mejor futbolista del mundo y su dominio en este deporte se convierte en hegemónico. A pesar de ello, en Sudáfrica no es capaz de marcar un solo tanto y su casillero suma tan solo dos míseras asistencias. Argentina cae en cuartos de final por 4-0 contra Alemania y todos los dedos acusadores señalan a 'La Pulga'. No demuestra lo mismo que en España y se alza como el foco de todas las críticas. Nadie entiende cómo su rendimiento con el equipo nacional se vuelve tan bajo hasta el punto de ser un futbolista más a la altura del resto. Los hinchas no dudan en criticarle.

Temporada 2013/2014 en la Liga BBVA. Messi comienza la campaña con buenos números aunque poco a poco denota un bajón en su juego hasta el punto de arrastrarse por el campo. Comienzan las lesiones, los problemas estomacales que perduran en la actualidad y le llueven las críticas constantemente hasta la fecha. Logra números que para cualquiera serían dignos de su mejor año pero para el argentino no demuestran otra cosa que mediocridad respecto a sus rivales. Pierde, en teoría, el título de mejor futbolista del planeta en beneficio de Cristiano Ronaldo. Culés y el mundo del fútbol en general le atizan duramente durante toda la temporada.

Ahora ha llegado el Mundial de Brasil. Con Argentina solo pueden ocurrir dos opciones. La primera, que vuelva por sus fueros fracasando estrepitosamente; la segunda, que haga callar todas las críticas erigiéndose como el héroe del equipo. Nadie sabe qué ocurrirá pero lo que sí es cierto que en ningún caso saldrá 'vivo' de Brasil. En caso de cuajar una pésima actuación en el torneo, dará la razón a los críticos actuales con su juego y a todos aquellos que cargan día sí, día también, contra él bajo la teoría de que no puede liderar a la 'albiceleste', que no demuestra su juego con Argentina, y que nunca será el mejor de la historia con estos números con su país. En caso de triunfar en la cita mundialista, los culés harán arder todo lo relacionado con él.

La reacción ante la primera opción ya es conocida por todos. Ya ocurrió parcialmente en 2010. Ahora bien, en 'Can Barça', no se tomarán nada bien que vuelva a maravillar con su fútbol tras el año que ha tenido en la Ciudad Condal. Se preguntarán por qué no hizo esto y aquello en el Barcelona, qué ocurrirá cuando vuelva la competición ordinaria y si realmente 'tiró' la temporada para dedicarse a la selección. Todo serán incógnitas que lo único que harán será perjudicar al que fuera mejor jugador del mundo durante tantos años. Esto no tiene solución ni punto intermedio. Por el bien del fútbol, que Messi se reencuentre con su mejor versión.

Artículos relacionados