thumbnail Hola,

Los rumores siguen hablando del fichaje del chileno, operación innecesaria para los azulgranas

OPINIÓN

El Barcelona sigue planificando la temporada 2014/15 y estaría cerca de la contratación del portero de la Real Sociedad, Claudio Bravo.

Tras la llegada de Marc-André ter Stegen, el club buscaría otro guardameta, quizás más experimentado, para cubrirse las espaldas hasta que el alemán se adapte. ¿Es realmente necesario otro portero? No lo creo.

Ter Stegen llega con la etiqueta de gran portero, como opción de futuro pero también de presente. El portero alemán está y debe estar preparado para la élite. El Barcelona no es el Borussia Monchengladbach pero ha demostrado, a pesar de su corta edad, mucha madurez y aptitudes. En cuanto a la adaptabilidad a la Liga BBVA, creo que la demarcación de portero apenas necesita aclimatación.

Bravo conoce el país y es una opción segura por experiencia. Además, en caso de cualquier contratiempo, es bueno tener un recambio de garantías. Pero, ¿qué pasa con Jordi Masip? El canterano ha demostrado su valía en el filial y gran parte del mérito de la gran temporada de los de Eusebio, terceros en la Liga Adelante, pasa por sus guantes.

La llegada de Bravo sería sin duda una traba para la progesión del canterano, pero incluso para el propio Ter Stegen, que a la mínima duda se vería desplazado de la portería azulgrana. Los tres palos del Camp Nou nunca fueron fáciles. Porteros como Baia, Lopetegui, Enke, Bonano, Rustu, Dutruel o Reina fracasaron en su día, pero en la adversidad también se define a los grandes jugadores.

Víctor Valdés emergió de la nada desde el filial y su progresión fue espectacular. Nadie espera encontrar un nuevo Valdés, pues hablaríamos de una utopía, pero sí la confianza en una de las piezas claves de un nuevo proyecto. Ter Stegen y Masip deben ser suficientes para consolidar el nuevo proyecto desde la posición más exigida y discutida en la historia del Barcelona.

Artículos relacionados