thumbnail Hola,

Illarra, Khedira y Casemiro pelean por el puesto que más dudas ofrece al entrenador italiano

La encrucijada por la que se ha visto obligado a deambular Carlo Ancelotti tiene origen en esa ley no escrita, pero aceptada como axioma, que señala a la imposibilidad de sustituir a Xabi Alonso: sólo hay uno, del mismo modo que sólo hay un padre y una madre, por miles de padrastros y madrastras que se empeñen en tirarse el rollo para rellenar ese vacío que nadie querría que se hubiese producido.

A falta de uno, tres son los padrastros de esta final de Lisboa: Illarramendi, Khedira y Casemiro. Pese a que el elegido de la terna tendrá la oportunidad de virar la situación, de momento ninguno ha conseguido despejar de la grada y el vestuario madridista ese sentimiento de orfandad por la ausencia de Alonso. No olvidan, ni en la platea ni en la caseta, cómo el ‘14’ llegó desde la enfermería a inicios de temporada para enderezar los tumbos de un equipo que no arrancaba y al que llevó a encadenar la mejor racha de resultados desde su reaparición el 30 de octubre ante el Sevilla.

A Carlo Ancelotti, quien aparte de en lo estético peina canas en lo futbolístico, no le callan las dudas en el mediocentro ni la existencia de otras a priori mayores, como si tendrá que separar a los siameses (Pepe-Ramos, Sociedad Ilimitada) del centro de la defensa o si no podrá usar la lanzadera ‘BBC’ en las contras. Confiando en Varane y en Isco como recambios para Pepe y Benzema, es consciente de la responsabilidad e importancia que entraña la posición de mediocentro, a partir de la que un equipo se vuelve endeble del mismo modo que una persona se resfría por los pies. Es por ello que el italiano relee una y otra vez su lista de pros y contras de Illarra, Khedira y Casemiro. Y es que la conciliación del sueño para Ancelotti pasar por encajar todas las piezas de un puzle ciertamente complejo. Queda la incertidumbre de si la leyenda “de 3 a 100 años” de la caja alude a la edad o al tiempo de montaje.

 

¡Tuitea con Fernando Morientes y Luis García!
Manda tus preguntas al exdelantero del Real Madrid Fernando Morientes y al ex-atacante del Atlético, Luis García, vía @Heineken usando #sharethesofa este sábado por la noche

Lo evidente es que no es para todos los públicos. La realidad es que la decisión ha de tomarse mejor ayer que hoy, y que, con el mueble montado –piezas de repuesto incluidas-, al italiano le baila un fragmento después de una construcción que en esta ocasión se ha asemejado al siempre difícil ensamblaje del mobiliario ofrecido por una conocida marca de origen sueco. Queda la duda de si esa pieza, teórica bisagra clave, afectará a la estabilidad general.

 

El favorito en las quinielas parece Illarra. El futuro es suyo, pero el presente inmediato parece para cualquier otro que no sea él. El gatillazo en Dortmund aún colea y echa gasolina a las sospechas sobre su rendimiento en su primera vez en una final de este cariz. Illara este año ha sido como ir a sellar el boleto de una rifa: siempre con la esperanza de que sí, pero sabiendo que lo más probable es que no.

Khedira ha ido escalando posiciones en las apuestas. Entre él o Illara, el madridismo debería desear que volviera alguno de los Diarra o Pablo García; tal vez el bueno de Thomas Gravesen. Al alemán, pedirle salida de balón es pretender un imposible. Le incomoda como un bicho por dentro de los pantalones; no está a gusto. Además, su ya de por sí limitada movilidad y capacidad de giro ha crecido con la inactividad propia de la grave lesión que ha sufrido esta temporada, la misma que le tiene carente de ritmo.

Queda Casemiro, al que también se podría acusar de falta de rutina competitiva si no fuera por la buena imagen que ha dado en sus contadas apariciones: despliegue físico, salida de balón, ruptura de líneas de presión rivales con un par de zancadas en vertical... Su catálogo y su desparpajo en una situación crítica como fue la de Dortmund, en contraposición a Illarra, son sus mejores avales, los que le tienen que llevar al once titular. Y en estas está Ancelotti: en la encrucijada del mediocentro.

 

Get Adobe Flash player

 

Artículos relacionados