thumbnail Hola,

OPINIÓN | El argentino ha estado paseándose por todos los campos de España en los que ha jugado esta campaña

¿Qué le ocurre a Lionel Messi? Es la pregunta que todos nos hemos hecho durante toda esta temporada. Nadie parece tener una respuesta clara aunque tener que disputar el Mundial 2014 a partir del mes de junio podría despejar varia dudas en torno al argentino. No viene rindiendo como lo hizo años atrás y eso preocupa, y mucho, en el FC Barcelona. Su estrella se pasea por cada campo de fútbol por el que juega y los resultados del equipo están ahí.

No se puede atribuir entera la culpa a 'La Pulga' ni mucho menos, pero sí ha contribuido negativamente al bajón del equipo. Son muchos los futbolistas, y otros que no son jugadores, los culpables de esta penosa temporada del conjunto culé, pero quienes más señalados están son Messi y el Tata Martino. El técnico no continuará a partir de la próxima campaña por lo que ese problema puede solucionarse aunque la duda radica ahora en conocer hasta dónde está dispuesto a llegar al delantero.

Sus cifras goleadoras se encuentran muy lejos de las de años anteriores, igual que sus asistencias y contribución al equipo, pero no se sabe a qué se debe. Debería encontrarse en el momento álgido de su carrera pero sin duda le ocurre todo lo contrario. Va en caída libre pero, un servidor, no cree que sea porque el jugador no pueda mantener el nivel. Nadie se cree que la 'era Messi' haya acabado ni mucho menos sino que se está tomando un descanso algo largo pensando en el Mundial.

El trofeo mundialista es el único que le falta en su palmarés por lo que parece claro que se está reservando para evitar lesiones o cualquier tipo de contratiempo. Desde que se lesionara tanto la pasada campaña como en esta no ha vuelto a ser el mismo. El jugador debe tener miedo a recaer, a encontrarse con alguna circunstancia que le impida estar en Brasil. Por este motivo, prioriza la selección argentina al Barcelona. Y esto lo ha notado en exceso el equipo.

Messi se está riendo de todo el barcelonismo. Las esperanzas siempre están puestas en él pero ha defraudado tantas veces este año con su actitud que ya ha llegado a un punto que se hace pesado de soportar. Aunque sea el mejor del mundo, debe demostrarlo en cada partido o al menos intentarlo. Eso es lo que le faltan, ganas de seguir triunfando en el Barcelona. Ha dejado a un lado al conjunto culé y huérfana a toda una afición para centrarse en Argentina. Lógico por una parte, aunque no comprensible para un profesional de su talla.

Ya avisé hace meses que no volvería a ser el mismo tras la lesión y así ha sido. Por varios motivos, se encuentra lejísimos de su mejor nivel pero no es por capacidad sino por voluntad propia. Era un jugador veloz, luchador, incansable, molesto para los rivales, participativo, creativo... y a día de hoy todo ello parece haberlo olvidado de un plumazo. Nadie se cree que no pueda echarse el equipo a la espalda como ha hecho tantos años. Ya basta de jugar con las ilusiones de una hinchada que apostó siempre por él. Se merecen ser correspondidos con ganas, fe, espíritu, corazón y esfuerzo. Messi está faltando a todos al respeto pero claro, al ser el mejor del mundo, el crédito que tiene es inagotable.

Relacionados