thumbnail Hola,

El portero azulgrana se despidió de sus compañeros de vestuario y de sus ex técnicos, dedicando un par de líneas a su afición, pero no convenció

Sorprende la manera en que Victor Valdés se ha despedido del Barcelona esta mañana. Una carta en la que dedicaba líneas a Louis Van Gaal, Guardiola, Tito Vilanova, a sus maestros que desde sus diez años de edad lo prepararon para convertirlo en uno de los mejores porteros del mundo, a sus aficionados que en todo este tiempo lo han apoyado y a los que pide lo sigan haciendo, pero no se acordó de la actual junta directiva.

Tal vez Valdés no era el candidato para un homenaje al estilo Puyol, pero una despedida en el Cam Nou, al menos este sábado sí que apetecía y sí que era justa, tanto para él como para los aficionados. Hay quienes no le perdonan el irse, al parecer al Mónaco, dejando al Club que le dio todo, otros no cuestionan su decisión, pero lo que sí nos preguntamos todos es por qué esa despedida tan fría, por qué no aplazar el viaje a Alemania un par de días y por qué realmente decidió marcharse.

Sería injusto calificar a Valdés de egoísta o decir que no siente los colores del Barcelona, porque eso no está en duda, pero algo le ha hecho tomar la decisión de irse y algo también el despedirse con solo una carta. Los que más le han admirado durante toda su carrera se sienten decepcionados por este frío adiós y el club se ha quedado helado por la negativa del jugador de recibir un homenaje, lo que evidencia que su relación con la actual junta directiva no es del todo buena.

Victor Valdés es el mejor portero que ha tenido el Barcelona y el club no ha sabido construir con Victor una relación que perdure, como lo ha hecho con otros jugadores como Xavi, Puyol, Iniesta e incluso Messi que lo que desean es retirarse vestidos de azulgrana. Bien es cierto que Victor tenía la inquietud de vivir nuevas experiencias, que quería dejar a un lado la presión que significa defender el arco del Barcelona, tal vez en realidad necesitaba llenarse como Pep Guardiola porque este Club que construye grandes jugadores y figuras ha fallado en la manera de mantenerlos llenos.

A Victor habrá que agradecerle por haber formado parte de ese mejor Barcelona de la historia, por esas noches mágicas que ofreció dentro y fuera del Camp Nou y pedirle también que no se olvide de su equipo que este sábado se juega el título más importante de España y él sigue siendo uno de sus capitanes.

 

Artículos relacionados